Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El equipo que buscó a Diana Quer investiga la desaparición de la joven en Huelva

La Guardia Civil descarta que se trate de una desaparición voluntaria y está tomando declaración a sus familiares y vecinos

Trabajos de búsqueda de Laura Luelmo.
Madrid / El Campillo (Huelva)

El equipo que se encargó de la búsqueda de Diana Quer -la joven madrileña que desapareció en agosto de 2016 en la localidad gallega de A Pobra, cuyo cadáver apareció casi 500 días después-  se ha unido a la investigación para esclarecer la desaparición de la profesora zamorana Laura Luelmo en la localidad onubense de El Campillo, ha confirmado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. La Guardia Civil ya ha descartado que se trate de una desaparición voluntaria pero trabaja con todas las hipótesis posibles y está tomando declaración a sus familiares y vecinos.

El titular de Interior, en una entrevista en Espejo Público de Antena 3, ha explicado que en las labores de búsqueda, que este lunes han entrado en su quinto día, participan efectivos del puesto de la Guardia Civil de la Comandancia de Huelva a los que se ha unido "el mismo equipo que buscó a Diana Quer" de la Unidad Central Operativa (UCO).

"Todos los equipos necesarios y precisos para tratar de localizar a la desaparecida están disponibles", ha explicado Marlaska, quien ha tratado de lanzar un mensaje "optimista" a la familia de la joven. "Lo único que puedo decir es que los esfuerzos de los cuerpos de seguridad van a ser máximos", ha explicado.

En cuanto a las líneas de investigación y posibles sospechosos, el ministro ha preferido ser cauto. "Quiero ser discreto, dejemos que trabajen [las fuerzas de seguridad] y confiemos en que podamos dar buenas noticias pronto", ha concluido.

La pista de la joven se perdió el pasado miércoles, poco después de que hablase por teléfono con su novio. Procedente de Zamora, Luelmo se había mudado al municipio el pasado 4 de diciembre para trabajar como profesora en un instituto de la cercana localidad  de Nerva (Huelva). Empezó a cubrir una suplencia como profesora de Plástica en el Instituto Vázquez Díaz el martes de la semana pasada. 

La familia de Luelmo denunció su desaparición el pasado jueves, después de que la profesora faltase a su puesto de trabajo y nadie de su entorno consiguiese contactar con ella. Tras un registro en su domicilio, la Guardia Civil descubrió que faltaba ropa de deporte, unas zapatillas, unas llaves, el móvil y un monedero. No se llevó su coche, un Kia de color azul que sigue aparcado en la calle paralela a su casa. La última pista que tienen los investigadores es que su teléfono estuvo conectado por última vez a un repetidor en algún punto a nueve kilómetros al norte del pueblo. Fue el miércoles a las 20.00, apenas cuatro horas después de hablar con su novio por última vez.

La Guardia Civil no descarta “ninguna hipótesis”, solo tiene claro que no se fugó voluntariamente.  “Pensamos que pueda haber tenido un accidente o que haya una segunda persona implicada”, explicó este domingo el jefe de la Comandancia en Huelva, Ezequiel Romero. Por eso, los investigadores han tomado declaración a los familiares, ya desplazados al pueblo. También a sus vecinos de calle, entre ellos los dos hijos de unos vecinos que viven en las inmediaciones de la casa de Luelmo.

En ese pequeño vecindario, de apenas 2.000 vecinos, la benemérita intenta localizar a, al menos, un residente del que no se sabe nada en el pueblo desde el pasado viernes, después de que se le tomase declaración. De momento, sin embargo, no se han producido detenciones ni había investigados confirmados. “No tenemos a nadie en concreto que sea el sospechoso. Cualquier persona puede ser sospechosa”, recalcó Romero el domingo.

Buena parte de los vecinos se han implicado en la búsqueda de la joven. Mientras que el sábado cerca de 200 personas peinaron a pie las zonas más cercanas al pueblo, el trabajo se realizó este domingo en todoterrenos y motos para abarcar un radio más amplio de búsqueda.  Durante la jornada del sábado, buzos de la Guardia Civil rastrearon en el pantano de Campofrío sin éxito.

Conforme pasan las horas, las posibilidades de encontrar con vida a Luelmo se reducen. “Aún hay esperanzas”, mantuvo Romero.“Haremos todo lo posible por localizarla”, aseguró un agente implicado en la búsqueda. “Esa es nuestra prioridad absoluta”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información