Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las elecciones de En Marea para elegir nueva dirección saltan por los aires

La cúpula actual suspende las votaciones en contra del criterio del comité electoral alegando una supuesta incursión clandestina en el censo

David Bruzos, en el centro, rival de Villares en las elecciones internas, durante su comparecencia este sábado.
David Bruzos, en el centro, rival de Villares en las elecciones internas, durante su comparecencia este sábado.

Una supuesta incursión clandestina en el censo electoral de alguien sin identificar ha hecho estallar por los aires el proceso electoral de En Marea para elegir nueva dirección. Las elecciones han sido suspendidas este sábado por el comité de garantías, un órgano interno controlado por afines a la actual cúpula que lidera Luís Villares, pero lo ha hecho en contra del criterio del comité electoral, integrado mayoritariamente por partidarios de la facción crítica que representan las mareas municipales, Podemos, Anova y Esquerda Unida (EU). El conflicto, según admiten desde ambos bandos, tiene visos de acabar en los tribunales.

La formación, nacida en el verano de 2016 para las autonómicas y segunda fuerza en el Parlamento gallego, lleva año y medio partida en dos bloques que afrontan estas elecciones, ahora suspendidas, como su gran batalla. Por un lado, está la dirección actual, encabezada por Villares, que fue candidato a la Presidencia de la Xunta y es portavoz del grupo parlamentario. El exjuez, que busca su reelección al frente de la candidatura Coidando a Casa (Cuidando la casa), ha encabezado desde la primavera de 2017 una ejecutiva de corte puramente nacionalista (en la que están representados partidos minoritarios como Cerna, una escisión de Anova, el partido de Xosé Manuel Beiras) y de la que han desaparecido las organizaciones que promovieron la fundación del partido, algunas de ellas estatales como Podemos y EU.

Son precisamente las direcciones de estos dos partidos junto a los nacionalistas de Anova y a las mareas municipales que gobiernan en A Coruña, Santiago y Ferrol (Marea Atlántica, Compostela Aberta y Ferrol en Común) quienes apoyan a la candidatura rival de Villares. Bautizada como Entre Todas y liderada por David Bruzos, un exdiputado de En Marea en el Congreso de los Diputados que proviene de los movimientos sociales y de la marea Ourense en Común, cuenta con fuertes aspiraciones a vencer a los de Villares y tomar el control de la formación, después de que la facción del exjuez perdiese la mayoría de las votaciones en la bronca asamblea celebrada a finales de octubre.

La suspensión de las votaciones, cuyo resultado iba a conocerse el próximo lunes, se ha producido este sábado a media mañana después de varias horas de caos. Quien ha dado la controvertida orden ha sido Gonzalo Rodríguez, representante legal del partido ante la Agencia Española de Protección de Datos y miembro de la dirección de Luís Villares. Rodríguez ha asegurado que estudia recurrir a los tribunales por la presunta intrusión no autorizada en el censo de una persona que no ha identificado pero a la que ha situado como integrante del Comité Electoral, un órgano de 13 miembros de los que diez son del sector crítico, informa Europa Press.

La decisión de Rodríguez se produce después de que el viernes por la tarde la comisión de garantías de En Marea, controlada por el bando de Villares, intentara hacer lo mismo con la oposición de uno de sus tres miembros (deberían ser cinco pero hay dos vacantes). El comité electoral también rechazó la paralización, pero esta finalmente ha salido adelante gracias a la intervención de la dirección de Villares.

Duelo de competencias

Rodríguez ha relatado este sábado que entre el pasado domingo y el martes se produjo un acceso "con engaño" y "sin autorización" al censo del partido. "No sabemos qué pasó en ese momento en el censo, si se exportó [el censo], si se dieron altas o bajas", ha señalado. El dirigente de En Marea ha informado de que se ha presentado una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos por la posible vulneración del derecho a la intimidad de las personas inscritas en la formación y ha añadido que la dirección de Villares estudia recurrir a los tribunales ante una supuesta infracción del artículo 97 del Código Penal.

El comité electoral se opone a la decisión de Rodríguez. En un comunicado hecho público en la tarde de este sábado, esgrime que en la noche del viernes y en presencia de Gonzalo Rodríguez se comprobó que el sistema telemático de votación cumple con "todas las garantías de equidad y transparencia" para que las elecciones se celebren. Este órgano asegura ser el único facultado por los reglamentos de En Marea para suspender o retrasar la votación y se declara "ajeno a cualquier responsabilidad" por la interrupción del proceso dictaminada por Rodríguez.

David Bruzos, que encabeza la candidatura crítica con Villares, ha reclamado que se retomen las votaciones como pide el comité electoral, que a su juicio tiene las competencias para velar por la limpieza del proceso. Bruzos ha defendido la "independencia" de este órgano interno y ha criticado a la comisión de garantías porque "está funcionando de manera irregular" al tener dos de sus cinco puestos vacantes.

La cúpula encabezada por Villares, por su parte, ha puesto en marcha una investigación interna que estará concluida la semana que viene, según ha informado en un comunicado. Una vez esté lista esta "doble auditoría, interna y externa, que permita conocer y reparar los fallos de seguridad de la base de datos censal", explica la dirección de En Marea, se "permitirá reanudar el proceso electoral".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >