_
_
_
_

El Senado condena el franquismo con la abstención de PP y Ciudadanos

La iniciativa insta al Gobierno a ilegalizar organizaciones que exalten a Franco, el fascismo o el nazismo

Hemiciclo del Senado durante una sesión plenaria. En vídeo, el Senado condena el franquismo pese a la abstención de PP y Ciudadanos.Foto: atlas | Vídeo: ULY MARTÍN | ATLAS
Miquel Alberola

El pleno del Senado ha condenado este miércoles "rotundamente" el franquismo, así como "cualquier acto de exaltación del mismo" en una moción del PSOE que respalda al Gobierno en la exhumación de Franco del Valle de los Caídos y que ha salido adelante por la abstención del PP, que tiene mayoría absoluta en la Cámara alta. La iniciativa, sin ningún voto en contra, ha recibido el apoyo de 97 votos del PSOE, Unidos Podemos y los nacionalistas catalanes y vascos. PP, Ciudadanos, Unión del Pueblo Navarro y Foro Asturias han aportado 136 abstenciones.

En la defensa de la moción, el senador socialista Francesc Antich ha justificado la iniciativa en la revalidación y apoyo a los valores fundamentales de la democracia y de condena al franquismo y cualquier acto de exaltación del mismo. Los socialistas han instado también al Gobierno a reforzar su política para reponer la dignidad de las víctimas y a afrontar “la perversión democrática que supone que Franco siga enterrado en el Valle de los Caídos”.

Asimismo, han reclamado al Ejecutivo que impulse la revisión de la ley de memoria y que el real decreto para la exhumación del dictador se tramite como ley. La iniciativa exige la ilegalización de organizaciones o fundaciones que exalten “el franquismo, el fascismo o el nazismo” y que se refuercen las políticas de localización de fosas de víctimas, exhumación y ayudas a familiares.

El PP ha tratado de introducir una enmienda, defendida por el senador Remigio Joel Delgado Cáceres, para que la ilegalización de este tipo de organizaciones incluyese también “otras ideologías como el comunismo”. El senador ha aprovechado para criticar la visita de Pedro Sánchez a Cuba y ha conminado al presidente del Gobierno a reunirse con los miembros de la oposición. Con todo, el PP ha buscado distanciarse de la figura de Franco. “Condenamos la dictadura franquista, pero yo nací 11 años después. ¿Qué tengo que ver con eso?”, se ha alejado. El senador también ha reprochado al PSOE haber pactado con “[Quim] Torra y Podemos”, que “destilan odio por los poros de su piel”.

Para acabar de fijar la posición de los populares, el senador Carlos Aragonés ha considerado que “a casi la totalidad del Grupo Popular” no le gustaría rechazar “ninguna moción que fuera de condena de una dictadura”, pero ha lamentado la “política de exclusión del rival” que han hecho “demasiados portavoces”. Con una exposición de argumentos, ha añadido, “sazonada con una retórica que está muy cerca de considerarnos enemigos políticos”. Para Aragonés, se trataba de “meter el dedo en el ojo al PP en el 20 de noviembre” y ha acusado a los grupos que han apoyado la moción de “radicalizar el discurso y hacer frentepopulismo contra la derecha o el centro”. “Estas mociones solo contribuyen a un enrarecimiento del clima político y a echar sal en las heridas”, ha enjuiciado.

El senador del Grupo Socialista Tontxu Rodríguez ha acusado a los populares de “ponerse de perfil” ante el franquismo porque “hunden sus raíces ideológicas” en “las camisas nuevas, las banderas victoriosas y la España que empieza a amanecer”, levantando las protestas en la bancada del PP. Por su parte, Ciudadanos ha presentado sin éxito una enmienda para exigir consenso previo a la exhumación de Franco y mejorar la ley de memoria “con el más amplio consenso”. El PSOE sí ha aceptado enmiendas de Unidos Podemos y el PNV.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miquel Alberola
Forma parte de la redacción de EL PAÍS desde 1995, en la que, entre otros cometidos, ha sido corresponsal en el Congreso de los Diputados, el Senado y la Casa del Rey en los años de congestión institucional y moción de censura. Fue delegado del periódico en la Comunidad Valenciana y, antes, subdirector del semanario El Temps.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_