Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos acusa al PP de guerra sucia con los Presupuestos

El partido avisa de que su relación con los populares entra en una fase de hostilidad

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el Congreso.
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el Congreso. EL PAÍS

No existía un cambio de estrategia de Ciudadanos con respecto al PP en su decisión de dejar de apoyar el bloqueo de algunas iniciativas en la Mesa del Congreso, pero ahora sí la va a haber. La cúpula del partido de Albert Rivera ha recibido con gran indignación el “repugnante” ataque del PP, que les ha acusado de hacer una “pinza” con PSOE, Podemos y los independentistas para aprobar los Presupuestos del Gobierno. Ciudadanos se siente víctima de una “fake new” de los populares, porque en ningún caso estuvo en sus planes apoyar unas cuentas públicas que ha tachado hasta de ilegales y fruto de un “pacto en la cárcel” con los separatistas. El PP ha traspasado los límites, trasladan fuentes de la cúpula de Ciudadanos, y esa “guerra sucia” contra ellos es un punto y aparte en sus relaciones.

La relación entre el PP y Ciudadanos ha entrado en una nueva fase marcada por la hostilidad tras la “falacia” que los populares han propagado con la decisión de los de Rivera de permitir que avanzara la tramitación parlamentaria de 21 iniciativas legislativas. Entre ellas se encontraba la reforma de la Ley de estabilidad presupuestaria con la que PSOE y Podemos querían evitar el veto del Senado a los Presupuestos. La oposición de Ciudadanos a los Presupuestos del Gobierno socialista es total pero el partido considera que el Senado no debe servir para bloquear un proyecto de ley, y por eso presentaron una enmienda para que sea el Congreso por mayoría de 3/5 el que decida sobre el techo de gasto aplicable a los Presupuestos, y no el Senado.

Su decisión de permitir que la reforma de la Ley de estabilidad continúe su trámite parlamentario no buscaba, en ningún caso, facilitar la aprobación de los Presupuestos de Sánchez, sino que se discutiera su posición. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, insistió ayer por si quedaban dudas en que “estos Presupuestos, si dependen de Ciudadanos, no saldrán adelante”. La estrategia no era desmarcarse del PP sino un interés de confrontar con PSOE y Podemos en el Parlamento todos esos asuntos. “Nosotros ganamos votantes en el debate político, no en la omisión del debate político”, explican en la dirección.

Según estas mismas fuentes, tampoco existía un pacto de unidad en la Mesa del Congreso con el PP pero los populares les venían reclamando que les respaldaran en prórrogas de enmiendas (lo que en la práctica dejaba bloqueadas las iniciativas) con el argumento de que necesitaban tiempo porque estaban cambiando los equipos parlamentarios tras las primarias. Ciudadanos trasladó al PP la semana pasada que había llegado ya el momento de levantar el bloqueo a algunas iniciativas y que no era ningún movimiento hostil. Pero la furibunda reacción del PP ha cambiado las tornas. “Tomamos nota”, avisan en Ciudadanos, que advierten de que, ahora sí, han entrado en una nueva etapa de conflictividad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información