Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez: “La radicalización de la oposición alimenta a la ultraderecha”

El presidente del Gobierno dice que no comparecerá en el Senado para "prestigiarlo"

Pedro Sánchez junto al presidente de Chile.

El acto de Vox el domingo, en la plaza de toros de Vistalegre, en Madrid, al que acudieron 9.000 simpatizantes, ha tenido un impacto fuerte en la política española. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cree que los principales responsables de ese inédito crecimiento de la extrema derecha en España son el PP y Ciudadanos por su manera de hacer oposición desde que el PSOE les arrebató el poder a través de una moción de censura en el mes de junio. "La radicalización de la oposición está alimentando a la ultraderecha, ya lo hemos visto este fin de semana. Les pido que vuelvan a la moderación, que hagan oposición, por supuesto, pero en cuestiones de Estado que hagan lo mismo que hizo el PSOE, apoyar al Gobierno incluso cuando hubo discrepancias", sentenció cuando le preguntaron por qué ahora ha decidido no acudir al Senado para explicar la polémica de su tesis, al contrario de lo que había dicho en un primer momento. Sánchez aceptó cuatro preguntas de medios españoles en una rueda de prensa conjunta en La Moncloa con el presidente chileno, Sebastián Piñera. El jefe del Gobierno español llevaba varias semanas sin ninguna comparecencia con preguntas en España, solo las ofrecía en sus viajes.

Sánchez explicó su cambio de opinión: "Quiero dar prestigio al Senado. Por eso propongo el debate de las autonomías, que es infinitamente más importante. Si algo demuestra este debate es el mal estado de la oposición, que ha optado por el ataque personal, por no apoyar al Gobierno como sí hizo el PSOE en cuestiones de Estado. Exijo la misma lealtad con la que actuó el PSOE. La oposición opta por la descalificación y el ataque personal", se lamentó. Sánchez ha plantado al Senado y se niega a acudir, pero el PP tiene preparada una estrategia que le obligará a hacerlo. Si el presidente no cambia de opinión y apela al reglamento para no acudir al pleno a hablar de su tesis, el PP creará una comisión de investigación específica a la que Sánchez tendrá que acudir. A eso no podrá negarse por tratarse de una comisión de investigación, aunque tardará unas semanas más en lograrlo.

El presidente hizo otro apunte sobre los extremismos, al ser preguntado por la situación en Brasil, donde el candidato de derecha homófobo Jair Bolsonaro ha obtenido el 47% en la primera vuelta. Sánchez fue especialmente duro. "No solo Brasil, también vemos hoy en Europa una fotografía de dos líderes de la ultraderecha [por Salvini y Le Pen]. Que Brasil se pueda salir del acuerdo de París cuando estamos viendo las consecuencias del cambio climático es de una enorme preocupación. Como lo es que puedan trasladar valores contra la igualdad de género o la democracia. Esperamos que el Gobierno de Brasil se atenga a los compromisos internacionales".

En un primer momento, Piñera fue más suave con Bolsonaro y criticó su homofobia. Había aplaudido sus ideas económicas, pero al final, después de la respuesta de Sánchez, fue más crítico. "Ha tenido el 47% en primera vuelta, esa es decisión del pueblo de Brasil. Tengo discrepancias profundas con Bolsonaro, en todo lo que atente contra la diversidad, las mujeres, los derechos humanos o posiciones racistas. Pero tenemos coincidencias con planteamientos económicos. Sería una pérdida para Brasil y el mundo que dejara de ser parte del acuerdo de París", remató el presidente chileno.

Sánchez es muy optimista sobre la negociación de Presupuestos, que están llevando ya directamente él y el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, que podría concluir con una reunión entre ambos. “Me consta que hay voluntad de Unidos Podemos para presentar esas líneas presupuestarias a Bruselas”, señaló. El Gobierno quiere cerrar entre hoy y mañana el acuerdo para poder llevar al Consejo de Ministros del jueves y el lunes 15 entregar a Bruselas el documento con las líneas generales.

El presidente estaba visiblemente satisfecho con la situación en Cataluña, donde se ha roto el bloque independentista. Fuentes del Gobierno aseguraron que esta situación demuestra que las cosas están mejor que hace un año y que alguna influencia tendrá la estrategia del Ejecutivo de buscar el diálogo a toda costa y no contestar a los independentistas salvo que sea imprescindible, a pesar de que la oposición le está criticando precisamente por no ser más duro. En su comparecencia, Sánchez fue más cauto, pero siempre en tono optimista. "La posición del Gobierno es que el diálogo y la legalidad se abran camino en Cataluña y que la unilateralidad quede atrás", sentenció.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información