Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE veta la candidatura del expresidente de la Diputación de Valencia detenido por corrupción

El PSPV había aceptado que Jorge Rodríguez volviera a aspirar a la alcaldía de Ontinyent

Jorge Rodríguez, acompañado de Mónica Torró, abandona la Diputación tras presentar su renuncia.
Jorge Rodríguez, acompañado de Mónica Torró, abandona la Diputación tras presentar su renuncia.

El PSOE ha frenado en seco la candidatura de Jorge Rodríguez para las elecciones locales en Ontinyent, el municipio valenciano de 35.000 habitantes del que ya es alcalde. Rodríguez fue detenido en junio en una operación policial por la supuesta contratación irregular de siete altos cargos en la Diputación de Valencia, de la que era presidente, y está acusado de malversación de caudales y prevaricación.

La dirección valenciana del partido había aceptado, aun así, que volviera a optar como candidato, a expensas de lo que pueda revelar, en su momento, el levantamiento del secreto que ahora pesa sobre la investigación. Así lo expresó este lunes el líder valenciano y presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Pero la secretaría general del PSOE, que dirige el valenciano José Luis Ábalos, ha vetado la candidatura.

"La suspensión de afiliación deja sin efectos los derechos y los deberes del afiliado, salvo la obligación de abonar puntualmente las cuotas y de respetar las decisiones políticas de los órganos de decisión del partido", señala el mensaje enviado a la sede del PSPV-PSOE, que agrega que los aspirantes socialistas a las primarias para las elecciones locales deben estar en "pleno uso" de sus derechos para presentarse.

"A la vista de las informaciones que han aparecido", la secretaría de Organización "recuerda" a la dirección socialista valenciana, a la de la provincia, a la comarcal y a la local, que Rodríguez no reúne los requisitos para ser candidato.

La decisión ha sentado mal en la dirección del PSPV, que considera que Rodríguez sí podía presentarse al entender que la normativa interna solo impide ser candidato a aquellos militantes a quienes se haya abierto juicio oral. A las primarias socialistas, añaden, pueden presentarse independientes, que ni siquiera tienen carné del partido.

Detrás de la decisión del PSPV de permitir a Rodríguez presentarse está el temor a que el expresidente de la Diputación de Valencia se presente como independiente, una decisión que ya ha sugerido y en la que creen que tendría el respaldo mayoritario de la agrupación local de Ontinyent. En las elecciones de 2015 Rodríguez consiguió el 62% de los votos en su pueblo. La pérdida del municipio implicará, probablemente, la de la presidencia de la Diputación, la única de las tres Corporaciones provinciales valencianas que gobiernan, según los cálculos del PSPV.

El planteamiento de la dirección valenciana no convencía a la federal, partidaria de retrasar las primarias de Ontinyent, como ha sucedido por ejemplo en Alicante, hasta que el levantamiento del secreto de sumario de la llamada Operación Alquería permita saber de qué se acusa exactamente a Rodríguez. Haberlo forzado a dimitir como presidente de la Diputación, haberlo destituido como portavoz del PSPV y haberlo suspendido de militancia hace tres meses y confirmarlo ahora como candidato, no se hubiera entendido fuera del partido, señalaron el lunes fuentes próximas a Ábalos.

El aviso por parte del entorno de Rodríguez de que si se le impedía presentarse lo haría como independiente, y que en ese camino lo seguirían una decena de líderes y agrupaciones de la comarca de La Vall d'Albaida, fueron interpretadas, además, como una forma de chantaje al partido.

Sin candidato

La decisión consigue retrasar la elección del candidato en Ontinyent, que era la opción inicial de la dirección federal del PSOE. Al no haberse presentado nadie más a las primarias del municipio, donde el apoyo interno a Rodríguez es muy alto, la población queda de momento sin aspirante a unas elecciones para las que faltan todavía ocho meses.

La desautorización que implica no mejorará la relación entre Ábalos y Puig, dos viejos conocidos que se han enfrentado en año y medio en las primarias del PSOE y en las del PSPV. Ábalos ganó la primera, con la victoria de Pedro Sánchez, actual presidente del Gobierno. Y Puig se impuso en las primarias autonómicas, manteniéndose como secretario general del PSPV. En ambos casos, el presidente de la Generalitat tuvo el apoyo de Rodríguez..

Este, entonces presidente de la Diputación, tanteó la posibilidad de presentarse a las primarias para dirigir el partido en la provincia de Valencia, un cargo que Ábalos acababa de abandonar para convertirse en secretario de Organización del partido. Pero finalmente desistió, y Mercedes Caballero, próxima a Ábalos, se hizo con el cargo sin apenas oposición interna.

Más información