Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos defiende su primera ‘confluencia’ con Valls por la situación excepcional en Cataluña

El partido subraya su "generosidad" al aceptar por primera vez no presentarse con su marca

La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante la rueda de prensa tras la reunión de la ejecutiva del partido.

La candidatura de Manuel Valls como alcalde de Barcelona será la primera confluencia de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera se presentará en las elecciones de 2019 en la ciudad catalana con el ex primer ministro francés como candidato y bajo una fórmula novedosa en su historia como formación política. Por primera vez, Ciudadanos acepta integrarse en una candidatura más amplia que su propia marca, porque Valls anunciará mañana martes un proyecto de plataforma de la sociedad civil que luego se transformará en una candidatura electoral de la que la formación liberal formará parte. Ciudadanos defiende su cambio —hasta ahora criticaba este tipo de coaliciones de Podemos— por la excepcionalidad que se vive en Cataluña.

"¿Qué ha cambiado?", se ha preguntado la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, tras la reunión de la ejecutiva nacional. "La situación que vivimos en Cataluña y Barcelona es extraordinaria, no en sentido de positivo, sino de raro, inusual (...) y la situación de Cataluña merece que podamos hacer todos un ejercicio de generosidad para intentar ganar Barcelona porque sería un antes y un después para Barcelona, para Cataluña y para todo el país", ha argumentado.

El partido remarca su apuesta "generosa" con Valls, que planteó como condición para postularse que su candidatura no sea en exclusiva bajo la marca de Ciudadanos, sino que se forme una "plataforma" a la que llamó a sumarse también al PSC y al PP. Estos dos partidos, no obstante, han rechazado integrarse en el proyecto. El rechazo del PP lo ha confirmado esta misma mañana el nuevo líder, Pablo Casado, en una entrevista en Onda Cero.

La fórmula con la que se presentará Valls pone a prueba a Ciudadanos, que hasta ahora era muy receloso con este tipo de candidaturas, exploradas en España sobre todo por Podemos en las grandes ciudades. La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, cargó hace apenas unos días contra la candidatura de Manuela Carmena, que al estilo de Valls quiere presentarse con una agrupación de electores que supere la marca Podemos. "Esto no puede funcionar; es un mal experimento. En Ahora Madrid hay más tensiones dentro que fuera, y eso no se arregla presentando un nuevo experimento”, dijo Villacís.

Pero Valls es una apuesta ganadora, juzgan en Ciudadanos, "la mejor alternativa para ganar al populismo y al nacionalismo", ha defendido Arrimadas. El partido lo fía todo al ex primer ministro francés, con el que tendrá que pactar las propuestas, porque Valls tiene sus propios planteamientos. En el prólogo de Anatomía del procés. Claves de la mayor crisis de la democracia española, editado por Debate y presentado a principios de mes, Valls apoya el diálogo entre el Gobierno español y el de la Generalitat, siempre dentro de la legalidad. Ciudadanos tiene una posición más firme porque considera que los independentistas no están ahora mismo cumpliendo la ley.

Arrimadas se ha pronunciado además sobre la idea que se atribuye al ex primer ministro de proponer que Barcelona comparta la capitalidad con Madrid. La líder de la oposición en Cataluña considera que Barcelona ya es "cocapital de facto de España" y lo que necesita, en todo caso, es "recuperar papel internacional, la proyección que siempre ha tenido", así como "seguridad jurídica y la tranquilidad".