Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un miembro de la Manada se enfrenta a cuatro años de cárcel por robar unas gafas de sol

La acusación pide que se mantenga a Ángel Boza en prisión provisional, donde permanece desde el pasado 2 de agosto

Ángel Boza, a la salida de los juzgados de Sevilla. rn
Ángel Boza, a la salida de los juzgados de Sevilla. EFE

El fiscal pide cuatro años de prisión y una multa de 300 euros para el miembro de La Manada Ángel Boza —condenado a nueve años de cárcel por abusos sexuales a una joven en los Sanfermines de 2016 al considerarlo autor de un delito de robo con violencia e intimidación de unas gafas de sol y lesiones leves a un vigilante.

El escrito de acusación añade que procede mantener a Boza en prisión provisional, donde permanece desde el pasado 2 de agosto. La noche del día anterior, el integrante de La Manada era detenido, tras robar unas gafas de sol valoradas en casi 200 euros en un Corte Inglés del centro de Sevilla y golpear con su coche a la salida del aparcamiento a uno de los vigilantes que lo perseguían cuando intentaba huir.

Tras las diligencias prácticas, entre ellas el visionado de la grabación del centro comercial y el testimonio de los vigilantes y los policías locales que lo detuvieron cuando se escapaba en su coche con las gafas en la guantera, el fiscal considera probado que Boza robó ese artículo y fue seguido en el aparcamiento por uno de los vigilantes.

De acuerdo con el escrito de la Fiscalía, ya dentro de su coche, un Opel Astra, "y dispuesto a abandonar el parking, fue requerido por un segundo vigilante" que le esperaba al final de la rampa de salida, para que se detuviera, momento en el que "con la intención de conseguir huir en poder de las citadas gafas de sol, aceleró bruscamente, golpeando a este segundo vigilante en la cadera" y a un tercero en la mano cuando se cruzó en su camino.

Uno de los vigilantes "sufrió contusión a nivel de pared abdominal derecha con hematoma subyacente, que precisó para su curación de una primera asistencia facultativa, y que le supuso siete días de perjuicio personal básico, uno de los cuales fue de pérdida de calidad de vida moderada".

En su declaración ante el juez, tras ser detenido, Boza admitió el robo , pero negó haber intentado atropellar a los vigilantes al señalar que golpeó con el coche a uno de ellos de forma involuntaria tratando de huir.

Para el fiscal, los hechos son constitutivos de un delito de robo con violencia e intimidación, por el que pide para Boza cuatro años de prisión, y otro leve de lesiones, por el que solicita 50 días de multa con cuota diaria de seis euros.

El pasado 7 de septiembre, el juez que investiga el caso, Juan Gutiérrez Casillas, daba por concluida la instrucción y dictaba auto de procesamiento contra Boza, al considerar que existen "indicios racionales" de que el joven de 26 años había cometido los hechos de los que se le acusa. El magistrado también desestimaba la petición de libertad que había solicitado su defensa, una decisión que ha sido recurrida esta semana ante la Audiencia de Sevilla.

Boza estaba en libertad bajo fianza desde el 22 de junio como los otros cuatro integrantes de la Manada a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia de Navarra resuelva los recursos sobre la condena de nueve años por abusos sexuales dictada por la Audiencia de Navarra.

Más información