Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se queja por la pregunta de Rivera a Sánchez sobre su tesis

La vicepresidenta del Gobierno recrimina por carta a la presidenta del Congreso que permitiese un cambio de pregunta a última hora a Ciudadanos

La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, durante la sesión de control al Gobierno este miércoles en el Congreso.
La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, durante la sesión de control al Gobierno este miércoles en el Congreso. EFE

La pregunta que Albert Rivera hizo este miércoles en la sesión de control al presidente del Gobierno no era la que registró, que trataba sobre un asunto completamente diferente (Cataluña). En su lugar, preguntó: "Hay dudas razonables sobre su tesis doctoral, ¿por qué la oculta? Por el bien de la Universidad haga pública su tesis doctoral y no vete la ley que obligue a publicarlas”. La frase provocó un tremendo enfado del PSOE.

Este cambio de pregunta, sin avisar ni haber anunciado el cambio -lo que está permitido- ha ocasionado que la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Relaciones con las Cortes, Carmen Calvo, haya recriminado por carta a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, “haber incumplido” su obligación de pedir al diputado interpelante que se atuviera a la pregunta por escrito.“Nos parece evidente la violación de las normas reglamentarias producida hoy en la sesión de control al Gobierno. Es mi obligación decirte que desde el Gobierno se ha percibido un incumplimiento de sus funciones por parte de la Presidencia, en cuanto ha permitido a un señor diputado incumplir flagrantemente las normas del debate parlamentario, sin llamarle a la cuestión, y permitiendo un debate no previsto en el orden del día”. Este es el reproche que Calvo hace a Ana Pastor en una misiva en la que se despide expresando su consideración y con “un abrazo”.

Sánchez podría no haber respondido a la nueva pregunta de Rivera, o podría haber contestado a la materia prevista. 

El debate llega porque la presidenta del Congreso dejó que Rivera hiciera su exposición pero al terminarla avisó a Pedro Sánchez del artículo del Reglamento que le amparaba para que no respondiera a una pregunta que no era la registrada. Ese aviso no lo formuló de forma explícita sino que invocó un artículo del Reglamento que lo recoge, aunque en un primer momento citó un número equivocado. Hubo dudas, por tanto, de si la presidenta había amparado o no al jefe de Gobierno en su derecho a no responder sobre el asunto que Rivera sacó por sorpresa. Para la vicepresidenta, no lo amparó. 

Más información