Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tibio respaldo de La Moncloa a Montón ante las dudas de su máster

El apoyo del Gobierno a la ministra de Sanidad ha sido tímido, a la espera de novedades

La ministra de Sanidad, Carmen Montón, cuenta de momento con el respaldo de Pedro Sánchez ante la crisis desatada por la información de eldiario.es que apunta a una serie de supuestas anomalías en un máster que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en el curso 2010/2011. Pero el apoyo fue tímido, a la espera de novedades. Fuentes de La Moncloa calificaron de “amplias y transparentes” sus explicaciones pero ni el presidente ni ningún ministro dio un respaldo explícito.

Desde el Gobierno insisten en que el caso de Montón no tiene nada que ver con los de Cristina Cifuentes o incluso Pablo Casado y mucho menos con el de Máxim Huerta, que salió a dar explicaciones por la mañana y acabó dimitiendo por la tarde ante una ola de críticas por sus problemas con Hacienda. Montón ha decidido dar batalla con documentación y explicaciones en rueda de prensa. Pero el presidente, que tiene una relación cercana con la ministra —fue una de las pocas que rechazó dimitir de la Ejecutiva cuando se organizó una operación para destituirlo— ha decidido no mojarse personalmente en las redes sociales o en alguna declaración.

La estrategia del Gobierno pasa así por proteger al presidente, dejar que la ministra se defienda y confiar en que el caso no llegue a más, aunque sin duda tendrá su recorrido no solo informativo, sino parlamentario, ya que no solo la oposición, también Podemos, el socio clave del Ejecutivo, señaló a través de su números dos, Pablo Echenique, que las explicaciones eran insuficientes e incluso apuntó que si no logra aclarar bien el caso debería dimitir.

“Parece que no es solo un caso Casado, sino un caso Montón. Estamos ante las corruptelas del bipartidismo en la universidad”, sentenció el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. No obstante, su número dos, José Manuel Villegas, no quiso afirmar que el caso sea igual al de los dos políticos del PP, Casado y Cifuentes. “Cuando nos den explicaciones tendremos más elementos de juicio”, precisó Villegas. Ciudadanos registró en el Congreso una una petición de comparecencia urgente.

La ministra aguantó el primer golpe en una rueda de prensa de media hora, a la que llegó con diversa documentación en la mano. “Yo hice ese máster y tengo materiales que acreditan mi honestidad (…) No todos somos iguales”, argumentó la titular de Sanidad en una comparecencia en la sede del ministerio a las once de la mañana, apenas tres horas después de que eldiario.es publicara una información sobre presuntas irregularidades en torno a su máster en Estudios Interdisciplinares de Género.

Ella fue firme en su defensa, y dijo que contaba con el apoyo tanto del presidente como de la vicepresidenta, Carmen Calvo, con los que había hablado antes de comparecer, pero ninguno de los dos hizo mención alguna a la crisis en público. Esto no quiere decir que no la respalden, de hecho La Moncloa se movió para insistir en que ese apoyo existe, pero sí han querido evitar que unas declaraciones les comprometan en un caso que está en evolución.

Montón es una ministra importante que viene de un éxito notable para el Ejecutivo como la aprobación el jueves de un decreto para la recuperación de la sanidad universal. Y antes fue conocida por revertir como consejera en Valencia la privatización de algunos hospitales que había promovido el PP. Es pues una pieza importante del Gobierno, y del PSOE, al contrario que Huerta, y es una política veterana que ha decidido dar la batalla. Pero la inquietud en el Gobierno y el PSOE era importante ayer ante la posibilidad de que el caso se complique en un momento en que el nivel de exigencia en la sociedad está en los niveles máximos de la democracia.

Montón ya tuvo que dar explicaciones del asunto en primavera en las Cortes Valencianas, antes de ser nombrada ministra, por tanto Sánchez conocía perfectamente el caso cuando la eligió. Ayer exhibió varios documentos, desde el título oficial al trabajo fin de máster (TFM) a correos electrónicos para mostrar sus intercambios con la universidad. “No lo necesitaba para mi trabajo, ni lo necesito. Además, lo hice en un momento difícil, por mi trabajo y porque estaba embarazada, mi hija nació durante el curso”, insistió la ministra.

El líder del PP evita cuestionar a la ministra

La posición más complicada ante las presuntas irregularidades del máster de la ministra Carmen Montón la tiene el PP: su líder, Pablo Casado, aguarda a que el Tribunal Supremo decida si le imputa por sospechas en su propio máster. Casado evitó ayer cuestionar a Montón. “En España existe el Estado de Derecho (...) no voy a hacer lo que hicieron conmigo. Confío en las explicaciones que dé, antes que demostrar su inocencia hay que demostrar su culpabilidad”, dijo.