Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal anuncia que deja la presidencia del PP en Castilla-La Mancha

La exministra de Defensa admite ante la junta directiva regional que "no es un paso fácil"

María Dolores de Cospedal, en su despedida como secretaria general del PP el pasado julio. En vídeo, el anuncio de que deja la presidencia del partido en Castilla-La Mancha.

María Dolores de Cospedal empieza a despejar su futuro político. La hasta ahora presidenta del Partido Popular en Castilla-La Mancha ha anunciado este viernes, tal como se esperaba, que abandona el cargo después de 12 años al frente de la formación regional. Aunque sigue sin aclarar qué es lo que quiere y cuál va a ser su ocupación exacta, la exministra de Defensa y exaspirante a liderar el PP se descarta así para repetir como candidata en su comunidad. 

Cospedal había dejado la puerta abierta a marcharse tras la última derrota electoral en Castilla-La Mancha, en 2015. Acordó ya entonces con Mariano Rajoy empezar a preparar el relevo, pero la agitación política de estos años ralentizó los planes. Ahora, tras el congreso de julio del PP, cuando Pablo Casado resultó elegido como nuevo líder, el partido está inmerso en la preparación de las candidaturas para las elecciones autonómicas del año que viene, y Cospedal ha hecho oficial, finalmente, su marcha en la junta directiva autonómica, que se celebra esta mañana en Toledo para convocar el congreso extraordinario del partido del próximo 7 de octubre, fecha en la que se elegirá su sucesor. 

Todo el mundo apostaba por que el relevo de Cospedal en Castilla-La Mancha sería Vicente Tirado, secretario general en la comunidad. Pero la decisión de Casado de nombrarlo vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP ha agotado esa vía. Su colaborador más fiel en Albacete, Francisco Núñez (presidente del PP provincial) se presenta para sucederla. 

Mientras Cospedal empieza a despejar su futuro, sigue sin resolverse la integración de su gran rival política, Soraya Sáenz de Santamaría. La exvicepresidenta ha dejado en el aire su incorporación al equipo de Casado, a quien ha pedido una reunión para contarle sus planes. Sáenz de Santamaría ha rechazado estar promoviendo plantones internos o encabezar ningún sector crítico dentro del PP.

Un paso "difícil" para Cospedal

Ante el centenar de personas que componen la junta directiva, que ha arrancado a las diez de la mañana de este viernes en el hotel Beatriz de Toledo, Cospedal ha admitido, con la voz quebrada, que dejar la presidencia del PP castellano-manchego es un paso "difícil" para ella, pero que lo hace por "lealtad". La exnúmero dos de Rajoy considera que "ha llegado el momento de ceder el testigo".

Cospedal, madrileña de 52 años, es presidenta del PP de Castilla-La Mancha desde junio de 2006, cuando sustituyó a Adolfo Suárez Illana, y fue presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desde junio de 2011 a junio de 2015. También fue secretaria general del PP desde junio de 2008 a julio de 2018 y ministra de Defensa desde noviembre de 2016 a junio de 2018. En la actualidad, tras quedar tercera en las primeras del PP a primeros de julio y dejar de ser su número dos, es diputada en el Congreso de los Diputados por Toledo.

Aunque obtuvo mejores resultados que su predecesor, en 2007 perdió las elecciones autonómicas contra José María Barreda. Cospedal mantuvo su puesto como líder de la oposición en las Cortes castellano-manchegas mientras ascendía en 2008 a la secretaría general del PP, cargo en el que estuvo hasta las recientes primarias ganadas por Pablo Casado.

La dirigente del PP consiguió ganar por mayoría absoluta en las autonómicas de 2011, año en el que su partido arrasó en las estos comicios y en los locales. Cospedal se convirtió rápidamente en la líder de la cruzada por la austeridad en España, ya que centró sus esfuerzos en reducir el déficit presupuestario de su comunidad. Especialmente polémicos fueron sus recortes en sanidad y en personal público: algunas de sus medidas más criticadas fueron anuladas por los tribunales y Cospedal tuvo, por ejemplo, que readmitir a 500 funcionarios que habían sido despedidos ilegalmente. A pesar de su reforma legislativa, que redujo significativamente el número de escaños, Cospedal se quedó en las elecciones autonómicas de 2015 a 200 votos de la mayoría absoluta. Un pacto entre el PSOE y Podemos (con el socialista Emiliano García-Page a la cabeza) le arrebató el Gobierno autónomo y devolvió a Cospedal a la oposición.

La exministra, que ha enumerado todos los cargos que ha ostentado desde que empezara a liderar la formación regional hace 12 años, ha dicho: "Lo que ha sido lo más importante y lo que más ha llenado mi corazón ha sido ser la presidenta del partido en Castilla-La Mancha". Ha pedido un relevo "sereno y tranquilo" y ha confiado en que el nuevo dirigente de la formación lleve de nuevo al PP a gobernar la comunidad autónoma.

Más información