Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior destina a Ibiza por error al guardia civil de La Manada

Un documento interno del Instituto armado asignaba a Antonio Manuel Guerrero un puesto en Sant Antoni de Portmany. Fue subsanado horas después

Guardia Civil La Manada
El guardia civil de 'La Manada', Antonio Manuel Guerrero, en el juzgado de guardia de Sevilla. EFE

Durante unas horas, el guardia civil de La Manada, Antonio Manuel Guerrero Escudero, condenado a 9 años de cárcel por los abusos sexuales a una joven durante los Sanfermines de 2016, ha tenido destino en un cuartel del Instituto armado. Un documento interno de la Guardia Civil asignaba de modo provisional a Guerrero un puesto en la unidad de Seguridad Ciudadana del cuartel de Sant Antoni de Portmany, en Ibiza. El documento, “un avance provisional de destinos forzosos” sin carácter oficial, se publicó este viernes en la Intranet del Instituto armado “con carácter meramente informativo” para que los afectados por la decisión –un total de 66 agentes, entre ellos Guerrero- pudieran presentar alegaciones. Horas más tarde, y después de que EL PAÍS llamara a la Dirección General de la Guardia Civil para recabar más información, el documento fue modificado y se eliminó el nombre del integrante de La Manada. “Ha sido un error informático”, afirman desde Interior.

Guerrero, destinado en la Comandancia de Córdoba hasta su detención en 2016, tiene en la actualidad la condición de “activo sin destino”, después de que la ministra de Defensa, Margarita Robles, firmara el pasado julio una resolución por la que el miembro de La Manada se reincorporaba al servicio activo “por imperativo legal”, al haber quedado en libertad provisional y haber cumplido los seis meses que como máximo se puede estar suspendido de funciones, en aplicación de la Ley del Régimen del Personal de la Guardia Civil. Durante ese tiempo, percibirá sus retribuciones básicas y antigüedad, pero no el complemento de destino ni la productividad.

Aquella resolución recalcaba que la decisión no afectaba a una resolución del 29 de julio de 2016 firmada por el entonces director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, por la que acordaba no asignar destino a Guerrero “mientras no se dicte sentencia firme o auto de sobreseimiento en el proceso en el que se encuentra incurso”. Entonces ya se señalaba que continuaría encuadrado “a efectos de régimen interior” en su anterior destino, la Comandancia de Córdoba. “Estas resoluciones son de rango superior, por lo que de ninguna manera se le hubiera asignado ningún destino”, destacan fuentes de la Dirección General que insisten en que “todo ha sido un error del sistema informático”.

La Sala de lo Militar del Supremo ya rechazó el pasado 31 de mayo un recurso de Guerrero contra el cese cautelar en sus funciones por tres meses que le impuso el jefe de la Comandancia de Andalucía tres días después de su detención en los Sanfermines de 2016 aduciendo, entre otras razones, el "perjuicio al prestigio y la imagen pública de la Guardia Civil". Guerrero estuvo a punto de reingresar en prisión el pasado julio después de que la Policía alertase de que el 25 de junio el joven intentó renovarse el pasaporte cuando la Audiencia Provincial de Navarra le había impuesto la retirada del documento. Finalmente, no lo hizo al considerar el tribunal que se trató de un malentendido y que el joven quería sacarse el pasaporte porque debía entregarlo para cumplir con las obligaciones de ese mismo fallo judicial, no porque intentara fugarse.

Más información