Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libertad bajo fianza de 1.500 euros para el acompañante de la mujer muerta en el pantano de Alarcón

El hombre, de 52 años, está acusado de un homicidio por imprudencia grave

Dispositivo de búsqueda del vehículo que cayó este miércoles al pantano de Alarcón / En vídeo, la reconstrucción del suceso (ATLAS)

El hombre de 52 años que acompañaba a la mujer que murió este miércoles al caer al pantano de Alarcón (Cuenca) dentro de su vehículo quedará en libertad si paga una fianza de 1.500 euros, según ha ordenado la juez del caso. El acompañante, de iniciales L.P.B., está imputado por un delito de homicidio por imprudencia grave y tendrá que cumplir además una serie de medidas cautelares, como entregar su pasaporte y comparecer en el juzgado a principios de cada mes.

La autopsia ha determinado que la mujer, de 59 años, murió por un traumatismo torácico "sin indicios de criminalidad", según el resultado preliminar, hecho público por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha con autorización de la titular del juzgado de instrucción número 2 de Motilla de Palancar. La imputación es "provisional", según matiza el alto tribunal, que la condiciona al resultado de pruebas forenses complementarias y otras pruebas periciales que tiene previsto realizar en las próximas semanas.

El investigado y la mujer fallecida eran naturales de Lleida y, según el alto tribunal, no tenían ningún vínculo sentimental, como había trascendido tras su detención de fuentes de la investigación. Su relación era, según las primeras averiguaciones del juzgado, de amistad.

La víctima, viuda, estaba en compañía del detenido en el momento del suceso. Ambos se encontraban de vacaciones por el centro de España, según ha contado el alcalde del municipio, Pedro Párraga. Cuando pararon en el mirador Torre de Armas, el hombre supuestamente bajó del vehículo para hacer unas fotografías y, por causas que se desconocen, el coche se precipitó hasta el pantano. El arrestado contó al alcalde, según ha explicado el regidor, que no recordaba si dejó echado el freno de mano, aunque le comentó que el vehículo no estaba cerca del precipicio.

El suceso fue grabado por una persona que se encontraba en la zona y captó con un móvil como el coche daba vueltas de campana antes de sumergirse en el agua. El vídeo, cuya autoría no ha trascendido, fue compartido en las horas siguientes a través de Whatsapp por los vecinos de Cuenca.

Más información