Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae el capo gallego Manuel Charlín y su hijo Melchor en una macrorredada en Galicia

Una operación de cocaína precipita la detención de casi una veintena de personas que iban a participar en una descarga en la ría de Arousa

El histórico capo gallego Manuel Charlín Gama, de 85 años, en 2013.

El histórico capo gallego Manuel Charlín Gama, de 85 años, y su hijo Melchor, de 57, son dos de los principales objetivos de una macrorredada que ha desplegado en Galicia por decenas de agentes de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía y coordinada por el juzgado número cuatro de Vigo y la Fiscalía Antidroga de Pontevedra. Los dos miembros del conocido clan han sido detenidos este miércoles en Vilanova de Arousa.

La operación está relacionada con el transporte de un cargamento de cocaína de al menos dos toneladas y media cuyo desembarco abortó la Policía al capturar el barco, de bandera panameña, en la madrugada de este lunes a 400 millas de las islas Azores. Ahora se dirige remolcado a un puerto canario.

A Manuel Charlín y a su hijo se les relaciona con el transporte de la droga junto a otros históricos narcos y lancheros de las Rías Baixas. Entre los detenidos también se encuentra Jacinto Santos Viñas, que fue arrestado en Meis (Pontevedra), y Jose Andrés Bóveda Ozores, alias Charly, después de que la Policía registrase su astillero en el muelle de Tragove a nombre de la sociedad Graunner Ships SL.

La redada con decenas de órdenes de registro tiene su epicentro en la ría de Arousa, donde se dirigía toda la logística del desembarco de la droga prevista a mediados de esta semana, aunque otras tres personas fueron arrestadas en Marbella y Toledo. En Boiro también cayó el empresario hostelero Mario Otero y el armador Serafín Pego. Se trata de una clásica operación de narcotráfico que constata que las organizaciones gallegas siguen operando activamente y que los históricos jefes siguen dirigiendo este lucrativo negocio.

Esta es la quinta detención de Manuel Charlín desde que pisó por primera vez la cárcel el 12 de junio de 1990, en la Operación Nécora. El viejo patriarca —que ha pasado 20 años en prisión— y su hijo se encontraban en libertad condicional por un proceso abierto en 2010 por blanqueo de dinero. La conocida como Operación Repesca investigó a varios miembros de la familia Charlín después de que intentasen recuperar bienes que fueron embargados en 1995 por la Audiencia Nacional por valor de más de 30 millones de euros.

Santos Viñas, también de Vilanova de Arousa, se encontraba en libertad condicional, cumpliendo una condena de 28 años por organizar una importante partida de cocaína que se embarcó en las costas africanas en 2004 y que fueron arrojados al mar, por lo que la Policía solo pudo recuperar 400 kilos. En su largo historial figura el mayor alijo de hachís (35 toneladas) organizado por narcos gallegos por el que fue detenido en 1996 y condenado a seis años de prisión.

Jose Andrés Bóveda Ozores, alias Charly, con vinculaciones con redes del contrabando, estaba considerado uno de los lancheros de referencia para importantes tabaqueros. En octubre de 2009 se vio implicado en el alijo de 3,4 toneladas de cocaína que transportó el pesquero venezolano San Miguel, cuyo desembarco fue abortado por la policía. La declaración de un narcotraficante arrepentido que formaba parte de la organización conocida como Los Pasteleros implicó a más de 20 personas en la operación. Pero el día del juicio, el testigo de cargo dio plantón al tribunal y Charly y sus socios se libraron de una condena segura.

Se trata de la primera redada que desarrolla la Policía en los dos últimos años en Galicia después de que en enero de 2015 cayera uno de los mayores transportistas de droga, Rafael Bugallo, O Mulo, con un cargamento de más de una tonelada de cocaína.

También en febrero pasado cayó en Algeciras José Ramón Prado, Sito Miñanco, otro de los grandes históricos del narcotráfico en Galicia, por su presunta vinculación con dos cargamentos de cocaína que suman más de cuatro toneladas que habrían sido desembarcados a finales de 2017. Junto a Miñanco también detuvieron a otras 20 personas.

Los cuatro tripulantes del remolcador ya han prestado declaración por el teléfono satelital del patrullero que realizó el abordaje. Se trata de dos españoles y otros dos de Senegal para los que el juez ha decretado ingreso en prisión. Está previsto que el resto de los detenidos pasen este viernes a disposición judicial.

Más información