Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calor causa nueve muertos en España en una semana

Desde el miércoles pasado, cuatro personas han fallecido en Extremadura, otras cuatro en Cataluña y una en Murcia

Un hombre se refresca en una fuente de un parque de Madrid el 3 de julio. Ampliar foto
Un hombre se refresca en una fuente de un parque de Madrid el 3 de julio. EFE

Nueve personas han perdido la vida a causa del calor desde el pasado miércoles hasta este martes. Cuatro personas han muerto en Extremadura, otras cuatro en Cataluña y una en Murcia. Durante estos días se han llegado a registrar temperaturas máximas de hasta 46,6 grados y mínimas de récord.

En Extremadura, cuatro personas han fallecido, según los datos ofrecidos este martes por el consejero de Sanidad, José María Vergeles. Un hombre de 66 años murió en Logrosán el pasado jueves, y una mujer de 75 años falleció el sábado en Zarza la Mayor. Además, un hombre de 81 años residente en Mijadas falleció este domingo en el Hospital Don Benito-Villanueva de la Serena. El mismo día también murió un peregrino alemán de 40 años, cuando realizaba el Camino de Santiago por la Vía de la Plata, a la altura de la localidad cacereña de Cañaveral.

En esta comunidad se han visto afectadas por el calor otras 11 personas. Nueve han tenido que ser hospitalizadas desde el pasado miércoles. De ellas, solo dos continúan ingresadas: una mujer de 22 años en Badajoz y un varón de 71 años en Mérida.

En Cataluña han muerto cuatro personas. La última víctima es un hombre de 62 años fallecido este martes en Barcelona, en la vía pública, probablemente por un golpe de calor, según ha informado el Departamento de Salud de la Generalitat, informa Efe. Otro hombre de mediana edad falleció el pasado viernes en Barcelona por la misma causa. Según explicó Protección Civil, el hombre, que iba indocumentado, fue atendido en la calle Berlín por un equipo del Sistema de Emergencias Médicas y fue trasladado en estado crítico al hospital Clínico, donde falleció. Los equipos de Protección Civil de la Generalitat también han informado de que en Tarragona han fallecido dos personas, que fueron halladas en la calle y tampoco llevaban encima la documentación. La primera de ellas ingresó el pasado jueves por un golpe de calor en la unidad de cuidados intensivos del hospital Joan XXIII de Tarragona. La segunda tenía unos 60 años y fue hospitalizada el sábado en estado muy grave en el mismo centro, donde murió a las pocas horas.

Además, los sanitarios han asistido a decenas de personas debido al calor. El Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona ha atendido a al menos 116 personas desde que el Ayuntamiento activó el pasado viernes la alerta del Plan de Actuación para prevenir los efectos de la ola de calor.

A las siete muertes en Extremadura y en Cataluña, se une otra en Murcia. Un hombre de 78 años falleció el pasado jueves a consecuencia de un golpe de calor cuando realizaba tareas agrícolas en un terreno de su propiedad. Ese día, la región se encontraba en situación de riesgo medio y la previsión de temperaturas máximas era de 37 grados. Según han informado fuentes de la Consejería de Sanidad, el hombre trabajaba en su finca, ubicada en una pedanía de la capital, cuando sufrió un desvanecimiento a consecuencia del calor y tuvo que ser trasladado urgentemente al hospital Morales Meseguer, donde poco después falleció. 

Solo dos días antes, cuando aún no había comenzado la ola de calor, un obrero de 48 años tuvo que ser ingresado en estado crítico tras sufrir una insolación mientras trabajaba en la autovía del Reguerón. Ese día las temperaturas superaron los 36 grados. El hombre falleció el miércoles en el centro hospitalario. 

El Ministerio de Sanidad elabora un registro en base a los datos que le facilitan por escrito las comunidades autónomas. Desde el pasado 1 de junio, tiene contabilizados cinco fallecimientos por golpe de calor: uno en León el 25 de junio, otro en Girona el 16 de julio, dos en Murcia los días 31 de julio y 1 de agosto y uno en Cáceres, el pasado 5 de agosto. 

La muerte por golpe de calor no es lo mismo que la muerte por altas temperaturas. Fuentes del ministerio explican que en el primer caso se trata de "una persona sana que en un momento dado está trabajando o haciendo ejercicio, la temperatura corporal le sube mucho y sufre una afectación multiorgánica que le causa la muerte". En el caso del fallecimiento por altas temperaturas se requiere que la víctima tenga una patología que se agrave con el calor. Podría ser el caso de una persona mayor con una lesión cardiaca a la que las altas temperaturas le provoquen "descompensación, fibrilación [contracción espontánea y desordenada de las fibras musculares del corazón], pérdida de líquidos y la muerte".

Más información