Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toda la Península y Baleares llegarán a los 35 grados durante la ola de calor

Las mínimas serán elevadas y en algunas comunidades autónomas no bajarán de los 25 grados

Todas las provincias españolas alcanzarán los 35 grados, a excepción de las islas Canarias, Ceuta y Melilla, durante la primera ola de calor del verano, que comienza este miércoles y se espera que dure hasta el próximo lunes. "Es muy probable que los 35 grados se superen en prácticamente toda la Península, sin contar las zonas altas y la primera línea de costa, especialmente la cantábrica", explica un portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo. Las zonas más cercanas a África se mantendrán dentro de la normalidad.

La ola de calor afectará a zonas donde las altas temperaturas son poco habituales, como el interior del área cantábrica y el litoral catalán. Por otro lado, los lugares con los valores térmicos menos significativos estarán en las costas orientales andaluzas y parte de las murcianas, junto con las cantábricas, según Del Campo. El fuerte calor comienza con avisos en 31 provincias, 24 de las cuales alcanzarán el nivel naranja durante estos días, que implica riesgo importante, y temperaturas de entre 37 y 40 grados, dependiendo de las regiones.

Meteorología ha aumentado este martes el nivel de aviso en Madrid, que a partir de este miércoles pasa de amarillo a naranja, junto con otras provincias como Cáceres, Badajoz, Córdoba y Jaén. Estos avisos se irán actualizando a medida que varíen las previsiones, y se pueden consultar en la página web del organismo. El fenómeno será especialmente intenso y duradero en el suroeste, la zona centro y el Valle del Ebro. La Aemet espera que se alcancen valores de 40 grados en buena parte de la mitad sur y del centro de la Península, e incluso de 44 y 45 en zonas del valle del Tajo, del Guadiana y del Guadalquivir, especialmente durante las jornadas del jueves y el viernes.

En la Meseta Norte e incluso en Galicia, en la provincia de Ourense, se superarán 36 grados y podrían alcanzarse hasta 41. "La ola de calor es intensa, pero para compararla con la del año pasado habrá que esperar a que finalice", comenta el portavoz de la Aemet. El año pasado hubo cinco avisos rojos, que significan riesgo extremo, y este año todavía no hay ninguno.

"Noches tropicales"

Las mínimas también serán elevadas, especialmente en Extremadura, en el oeste de Andalucía y en algunas zonas del oeste de Castilla-La Mancha, donde la temperatura no bajará de los 25 grados a partir de mañana. "En el resto de la Península, incluso en zonas de montaña, es muy probable que en ningún momento se baje de los 20 grados, lo que nosotros llamamos noches tropicales", comenta Del Campo. Lo denominan así porque para que las mínimas sean tan altas es necesario que haya hecho mucho calor durante la noche, lo que dificulta conciliar el sueño. Si la mínima, que suele darse de madrugada es muy alta, quiere decir que a la hora a la que nos acostamos todavía hace mucho calor.

En cuanto al viento, soplará fuerte de Levante en el área del Estrecho, pero en el resto de la Península no será reseñable. Los cielos estarán despejados por lo que tampoco hay probabilidad de lluvias durante la ola de calor. Aunque todavía no se sabe con certeza cuánto durarán las altas temperaturas, los expertos apuntan al lunes, día 6, como inflexión para el comienzo de un lento y progresivo descenso del fuerte calor.

El Ministerio de Sanidad aconseja, como siempre en estos casos, mantenerse bien hidratado; permanecer en lugares frescos; evitar las actividades en el exterior, especialmente en las horas más intensas; bajar las persianas de casa; utilizar ropa adecuada y comer ligero. Además, recalcan que durante la primera ola de calor del año mantener la temperatura corporal regulada resulta más difícil al cuerpo, ya que no está acostumbrado: se suda más y las venas se dilatan.

Hasta 41 grados en el interior de Galicia

La única provincia gallega sin costa sufrirá especialmente la ola de calor, con aviso naranja, ya que a pesar de ser un valle, suele alcanzar temperaturas propias de la meseta. En Ourense, las zonas más frecuentadas para refrescarse cuando las temperaturas son altas son las próximas al río Miño. Sin embargo, la Aemet desaconseja visitar estas zonas porque, avisa, alcanzarán valores extremos que superarán los 36 grados y que podrían llegar a alcanzar los 41 en los próximos días, especialmente por la tarde, entre las cinco y las nueve. Esto se suma al problema de que en la capital de provincia no hay apenas zonas verdes, por lo que los ourensanos tratan de irse de la ciudad.

Más información