Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras y Romeva recusan al tribunal que les juzgará porque “se somete a la Constitución”

Los líderes independentistas creen que no está garantizada la imparcialidad de los magistrados

Presos Cataluña
Protesta por el encarcelamiento de Oriol Junqueras. AP

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y el exconsejero Raül Romeva, ambos diputados de ERC, también han recusado a los magistrados de la sala del Tribunal Supremo que les va a juzgar. Como ya hizo la pasada semana la defensa de Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, el abogado de Junqueras y Romeva, Andreu Van den Eynde, ha presentado un escrito en el que pide apartar a los cuatro magistrados del futuro tribunal que formaron parte de la sala que admitió en octubre la querella contra los líderes independentistas (Manuel Marchena, Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo y Luciano Varela). Pero en el caso delos políticos de ERC piden también recusar al quinto juez de la sala, Antonio del Moral, porque aunque no participó en aquella decisión si comparte con ellos una “ideología, valores y creencias” que, en opinión de la defensa de los exconsejeros, pone en duda su imparcialidad sobre los hechos que se atribuyen a los líderes secesionistas.

El abogado de Junqueras y Romeva cree que la ideología de los cinco magistrados podría entrar “en colisión” con los de sus defendidos y “llegar a suponer una barrera” para dictar sentencia imparcial, ya que se “someten” a una Constitución que los acusados “quieren cambiar”. "Si los Magistrados llamados a Juzgar no aceptan ninguna causa de abstención por razón de sus creencias o ideologías seguramente esta parte encontrará cierto sosiego, pero no resulta de recibo impedir que se cuestione dicho particular, puesto que no hacerlo supondría desoír las más elementales reglas del sentido común que son las que relacionan el objeto del proceso y los propios procesados con una de las cuestiones más importantes en la historia política reciente", afirma el escrito.

La petición de recusación solicitada por Junqueras y Romeva se suma a la que ya han pedido Sànchez, Turull y Rull. En su escrito, alegaron alega el derecho que tienen los procesados a no ser juzgados por un tribunal que tenga “o aparente tener ninguna clase de prejuicio con respecto a los hechos denunciados y a la culpabilidad de los acusados”, algo que, en su opinión, no cumplen los cuatro magistrados que admitieron a trámite la querella. La sala podía haber rechazado de inicio la petición de los precesados, pero ha optado por tramitarla y este lunes ha dictado un escrito en el que insta a que se nombre un instructor (que será otro magistrado de la Sala Penal). Además, ha dado tres días de plazo a las acusaciones (Fiscalía, Abogacía del Estado y Vox) para que se pronuncien sobre las recusaciones.

El instructor será el que analice estos escritos y decida si se archiva la petición o se estudia la recusación. Si se opta por estudiarla, correspondería hacerlo a una sala especial del Supremo, la llamada sala 61, formada por el presidente del ato tribunal, los presidentes de cada una de las salas (Civil, Penal, Contencioso-Administrativo, Social y Militar) y el juez más antiguo y el más moderno de cada una de ellas.