Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras alega ante el Constitucional que está preso por su “ideología”

El exvicepresidente se presenta como un "pacifista" y asegura que no se le puede exigir que deje de ser independentista

Oriol Junqueras
L'exvicepresident de la Generalitat Oriol Junqueras. AP

Oriol Junqueras sostiene que permanece en prisión preventiva por su "ideología" independentista. El exvicepresidente de la Generalitat ha pedido al Tribunal Constitucional que revoque la decisión del Tribunal Supremo de enviarle a prisión. Su encarcelamiento es "una indebida sanción a su ideología, a sus creencias y a su orientación política" y castiga, por tanto, su libertad ideológica. El escrito ante el Constitucional es el paso previo para que la defensa de Junqueras pueda acceder al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

La prisión provisional decretada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena el 2 de noviembre de 2017 vulnera los derechos a la libertad de expresión y a desarrollar la acción política, argumenta Junqueras en el recurso de amparo. "No se está enjuiciando exclusivamente la comisión de unos ilícitos penales, sino las ideas políticas de mi representado", denuncia en el texto el abogado del exvicepresidente, Andreu van den Eynde.

El escrito detalla supuestas vulneraciones de los derechos fundamentales de Junqueras, y pone el acento en el contexto político en el que se desarrolla el proceso judicial. La causa del Supremo, incide, es fruto de "la crisis constitucional que experimenta la relación Cataluña-España". El abogado subraya que se ha impuesto una determinada interpretación de la Constitución según la cual "no cabría siquiera estar en desacuerdo con la Constitución" o "alcanzar un pacto político para realizar una consulta vinculante" análoga a la de Escocia. "Proscribir el debate de ideas es incompatible con la democracia".

Junqueras y el resto de investigados por el Supremo "no han dejado ni van a dejar de ser independentistas, ni nadie puede exigirles lo contrario". Pese a que pueda existir una "discrepancia sobre la ideología política", el abogado insiste en que los actos y discursos del exvicepresidente "son los de una persona pacifista". 

El penalista cita otras supuestas vulneraciones de derechos para exigir la puesta en libertad de Junqueras. Insiste en que el Supremo "no tiene competencia" para investigar los hechos, en que no existe posibilidad de una doble instancia y en que su encarcelamiento "destruye los derechos políticos de un parlamentario y los de la ciudadanía". Al impedirle acudir al Parlament, se le ha sometido a una suerte de "incapacitación legal".

Junqueras reprocha que el Supremo no ha "explicitado ni concretado" el riesgo de reiteración delictiva y recuerda que no es candidato a presidir la Generalitat. Ni el exvicepresidente ni Esquerra tienen la "voluntad" de "ejecutar acto ilícito alguno". El escrito también reprocha que se le haya denegado el traslado a una cárcel catalana para estar más cerca de su mujer y sus dos hijos.

Más información