Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PP

Teodoro García Egea, secretario general 2.0

Ingeniero de 33 años y especialista en tecnologías emergentes, se curtió, como Casado, en las Nuevas Generaciones del PP

Teodoro García Egea, nuevo secretario general del PP, en una reunión en Génova el pasado 27 de julio.

El nuevo secretario general del PP, Teodoro García Egea (Cieza, Murcia, 1985), es uno de los cachorros de las Nuevas Generaciones, la cantera en la que se curtió su jefe, Pablo Casado, coronado nuevo presidente del partido (solo cuatro años mayor que él). Algunos de los principales apoyos en la campaña de primarias de Casado procede de las juventudes del partido. Es el caso también de Ángel Carromero —condenado a cuatro años de cárcel por el accidente de tráfico en el que murieron los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero en 2012 en el oriente de Cuba—.

García Egea empezó pronto. Con 22 años era concejal de Cieza (35.000 habitantes) y con 27, diputado en el Congreso. Fuera de su comunidad era menos conocido. En la Cámara baja, se rodeó de un grupo de diputados jóvenes con los que quedaba cerca del Congreso para intercambiar ideas. De ese grupo, varios han asumido ahora nuevas responsabilidades, como Guillermo Mariscal, portavoz adjunto, o Belén Hoyo, coordinadora de comisiones.

García apoyó a Casado cuando la mayoría pensaba que “el niño” —como le llamaban en los equipos de sus contrincantes—, no tenía nada que hacer frente a la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la exministra y entones secretaria general María Dolores de Cospedal. “Empezamos tomando unos churros en León 15 personas y terminamos parando el tráfico en la plaza de Colón”, señaló el nuevo presidente del PP para alabar a su jefe de campaña. García Egea dirigía los “barridos” de llamadas a los compromisarios que iban a votar al sucesor de Mariano Rajoy y elaboró, con esos datos, unos gráficos que fueron motivo de burla en la candidatura rival —los llamaban “los quesitos de Casado”—.

Comparte con el nuevo presidente del partido y con José María Aznar la idea de que el PP no ha tenido un discurso reconocible y es necesario rearmarlo ideológicamente. Cuando Pedro Sánchez tomó posesión del cargo de presidente del Gobierno sin biblia ni crucifijo, García Egea lo criticó por “romper con una tradición de la democracia española”. “Mañana él y los de su partido irán a participar y sacar pecho en nuestras tradicionales procesiones de Semana Santa”, añadió.

El nuevo secretario general de los populares insiste en defender la vida y la familia “sin complejos” y es partidario de regresar a la ley del aborto de 1985, la de supuestos.

Se bregó, como Casado, en las tertulias televisivas a las que pocos populares querían ir cuando se sucedían los escándalos de corrupción. Y ha utilizado ese argumento cuando les han acusado de no haber integrado al núcleo duro de Sáenz de Santamaría: “Yo los defendí en los platós”.

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones, aunque no le habría importado hacer Derecho (lo apuntó como segunda opción en su reserva de plaza universitaria). Se especializó en robótica, se formó en marketing político y gestión de proyectos en la Universidad George Washington y cursó un programa de liderazgo de gestión pública en el IESE. También es reservista del Ejército del Aire.

“Es capaz de explicar en dos minutos cómo funciona la tecnología blockchain y las criptomonedas y que lo entienda cualquiera”, dice de él Javier Maroto, vicesecretario de Organización del PP. Teodoro García es, de hecho, socio de honor de la Asociación de Blockchain y Criptomonedas de Murcia y fue el coordinador del grupo interparlamentario sobre “ecosistemas digitales y tecnologías emergentes”.

Fuera de la política es hiperactivo. Toca el piano, el tambor y el clarinete. Monta en bici. Practica judo. Le gusta hacer travesías por la nieve. Aunque su faceta más conocida es la de campeón mundial de lanzamiento de hueso de aceituna con la boca: nada menos que 19 metros.

Dos pisos y 22.000 euros en la cuenta

Teodoro García Egea está casado y tiene una hija. Posee dos pisos y dos plazas de garaje en su Murcia natal. Fueron adquiridos en 2009 y 2015 por los que tiene pendiente 276.000 euros en hipotecas, según la declaración de bienes y rentas entregada al Congreso de los Diputados en 2016.

El nuevo secretario general del PP conduce un Audi A4 adquirido en 2009 y tenía, en 2016, 22.000 euros en la cuenta. Por su labor docente a tiempo parcial en una universidad privada e impartir conferencias ingresó 11.000 euros.