Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell intensifica la campaña contra el relato secesionista

El ministro de Exteriores despliega sus competencias políticas, diplomáticas, mediáticas y jurídicas para desmontar la reclamación del derecho a la autodeterminación

Le molesta que le presenten como el ministro para asuntos catalanes pero no rehúye ninguna pregunta o controversia sobre el proceso separatista. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, está intensificando estos días todas sus contactos políticos, diplomáticos, mediáticos y jurídicos contra las fuerzas que pretenden imponer unilateralmente la autodeterminación. Sin treguas. Esta semana ha distribuido cinco documentos explicativos a los cónsules acreditados en Cataluña y ha vuelto a convocar a los corresponsales extranjeros.

Josep Borrell en el Congreso el pasado día 27.
Josep Borrell en el Congreso el pasado día 27. EFE

Josep Borrell no estará este miércoles en la comisión bilateral entre el Gobierno central y el catalán que se desarrollará en Barcelona y que por el lado catalán encabezará el conseller de Acción Exterior, Ernest Maragall. El ministro dice que ese tipo de encuentros no entran en sus competencias. Que su materia es representar a España internacionalmente, defender su buena imagen y desmontar los intentos de resucitar las “leyendas negras” que se han querido promocionar en estos años de aceleración del proceso separatista.

El pasado martes, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, convocó a los 90 cónsules extranjeros acreditados en Barcelona y les soltó el discurso del derecho a la autodeterminación del pueblo catalán. Uno de los presentes, el holandés, se marchó cuando escuchó esa reclamación. Borrell, al día siguiente, ordenó en el ministerio recopilar material informativo al respecto para enviárselo sin demora a esos mismos cónsules con el objetivo de subrayar que ni en España ni en Europa ni en ningún país occidental se contempla ese derecho a la autodeterminación, como ha reiterado el presidente Pedro Sánchez.

Desde Exteriores se remitieron a los diplomáticos acreditados en Barcelona cinco documentos, en español y en inglés, en su mayoría impulsados por el Real Instituto Elcano y firmados por distintos investigadores.

El texto más completo es un artículo de 26 páginas del analista Ignacio Molina, publicado en julio con motivo de su presencia en un curso en Santander sobre La dimensión internacional y europea del procés. En esa intervención, Molina describe gráficamente los intentos de internacionalización de esta crisis por parte del nacionalismo antes, durante y después de la consulta del 1 de octubre y la inequívoca respuesta en contra de todas las instituciones, Gobiernos y líderes internacionales relevantes. Otro de los documentos, El conflicto catalán, también de Elcano —y con una extensión de 32 páginas—, pone en contexto todos los datos y competencias de esa autonomía en el panorama internacional, explica sus aspiraciones de secesión y sus problemas de encaje en la Unión Europea, además de las diferencias con la situación en Escocia.

Poco interés por Cataluña de los corresponsales extranjeros

J. C., Madrid

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, convocó el miércoles a unos 20 corresponsales extranjeros radicados en Madrid. Les enseñó el Palacio de Santa Cruz, su sede, y les animó a preguntar de todo. Estuvo con ellos dos horas y surgieron todo tipo de cuestiones, pero ya muy pocas sobre Cataluña, según varios de los presentes en la cita. La mayoría de los periodistas, sobre todo los corresponsales de medios alemanes, estaban más interesados en el problema con la inmigración. Sobre el proceso independentista, Borrell les reconoció que no observa mucho deshielo pese a los gestos del ejecutivo central, corroboró que el discurso del presidente catalán Quim Torra sigue “en el planteamiento binario e imposible de la autodeterminación o nada” y aseguró que frente a eso ideas como suprimir Schengen, planteadas por el nuevo presidente del PP, Pablo Casado, son "una salida de pata de banco" de la que España saldría perjudicada en la entrada de turistas.

Un tercer trabajo facilitado por Exteriores a los diplomáticos extranjeros es un análisis de 11 folios de Ariane Aumaitre Balado, asistente académica del Departamento de Estudios Políticos y de Gobernanza Europeas, del Colegio de Europa en Brujas, sobre la percepción que ese proceso ha podido causar en la UE. Armada de diversas encuestas, la investigadora constata que en los últimos meses, tras la aceleración de los intentos frustrados de exportación de esta crisis y los sucesivos rechazos cosechados, se ha registrado en Cataluña un aumento en el número de ciudadanos no secesionistas y una bajada entre los independentistas.

En el plano jurídico, el ministro ha encargado a los abogados del Estado que estudien y preparen los recursos contenciosos administrativos que se retomarán contra la reapertura unilateral desde la Generalitat de cinco de sus denominadas embajadas políticas en el extranjero. El Gobierno catalán no envió los preceptivos informes previos sobre esa actividad. Tiene hasta el 26 de septiembre para tramitarlos.