Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anticorrupción investiga un encargo de Corinna para proteger a un político británico

La Fiscalía indaga la parte de las grabaciones de la consultora relacionada con el Rey emérito

Corinna Sayn-Wittgenstein, en una imagen de archivo.
Corinna Sayn-Wittgenstein, en una imagen de archivo. Getty Images

La Fiscalía Anticorrupción ha anunciado este jueves que investigará el encargo que el comisario jubilado José Villarejo Pérez recibió en 2015 de ayudar al diputado británico conservador Ben Goldsmith. La amiga del Rey emérito Corinna zu Sayn-Wittgesntein confió al expolicía durante una reunión en Londres un trabajo para auxiliar a este político, según explicó la propia empresaria durante un encuentro al que asistió el expresidente de Telefónica Juan Villalonga.

El representante conservador estaba siendo investigado por la Hacienda en España en relación con una finca en Málaga, según Corinna. La reclamación de Hacienda al político británico ascendía a 32 millones de euros y Goldsmith había recibido una resolución favorable del Tribunal Supremo español, según la empresaria.

“Este negocio tenía que ser desarrollado por el entramado de Villarejo”, explican fuentes del Ministerio Público. Anticorrupción también se refiere al Rey emérito en su comunicado. La Fiscalía anuncia que investigará hechos recogidos en las polémicas grabaciones que afectarían a "varias personas, de las que una de ellas habría gozado de prerrogativa constitucional de inviolabilidad".

El Ministerio Público recuerda que, la pieza secreta sobre los audios de Corinna, se abrió a raíz un informe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía tras hallar "unas grabaciones de apariencia ilícita". "Estas grabaciones deben ser certificadas para ver si son auténticas", recoge el comunicado de Anticorrupción.

El siguiente paso, apunta la Fiscalía pasará por analizar si los hechos "son veraces y revisten naturaleza delictiva".

Durante la conversación, la consultora germano-danesa aprovechó para acusar a Juan Carlos I de utilizarla como testaferro y de ocultar dinero en suiza a través del primo del Rey emérito Álvaro de Orleans y Borbón.

La investigación sobre esta “misión de Villarejo” suma una nueva derivada al caso Tándem, una presunta red de tráfico de información e inmigración irregular dirigida por el comisario jubilado.

Villarejo ha prestado a través de su entramado empresarial, una telaraña de sociedades que facturó 20,4 millones entre 1992 y 2010, distintos servicios para clientes privados. Según la Fiscalía Anticorrupción, el expolicía se sirvió de sus contactos en el Ministerio del Interior para hacer caja con servicios al borde de la ley.

Más información