Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía alemana espera la confirmación de la retirada de la euroorden para cerrar el proceso

Fuentes jurídicas del entorno de Puigdemont dan por terminado el procedimiento judicial en Alemania

Euroorden Puigdemont
El ex presidente catalán, Carles Puigdemont frente al Bundestag en Berlin el pasado mayo. REUTERS

La Fiscalía de Schleswig-Holstein, el órgano en Alemania competente para ejecutar la entrega de Carles Puigdemont, espera aún una comunicación oficial procedente de España en relación a la retirada de la euroorden cursada contra el ex presidente catalán. “No hemos recibido ninguna decisión de las autoridades españolas […] pero si se confirma que retiran la euroorden, significaría que el proceso carece de base y podría cerrarse”, explica a este diario Wiebke Hoffelner, portavoz de la Fiscalía alemana.

Lo mismo asegura el tribunal superior de Schleswig-Holstein, responsable del auto que  descartó la entrega a España por rebelión. “No podemos levantar la libertad bajo fianza del señor Puigdemont hasta que no nos comuniquen formalmente desde España que retiran la orden de detención europea. Cuando la recibamos, se tramitará de inmediato”, indica por teléfono la jueza portavoz del tribunal, Frauke Holmer. “No sabemos si eso sucederá mañana o la semana que viene”, añade.

Respecto a las críticas del juez Pablo Llarena que ha considerado que el tribunal alemán ha actuado con “falta de compromiso” con “unos hechos que pudieran haber quebrantado el orden constitucional español”, Holmer explica que no van a entrar valorarlas. El tribunal superior del Estado federado del norte de Alemania dictó el pasado jueves un auto en el que pedía la entrega de Puigdemont por malversación de fondos públicos, pero cerraba la puerta a una extradición por rebelión como pedía el Supremo español. Eso significa que Puigdemont no podría ser juzgado por rebelión en España.

Fuentes jurídicas del entorno de Puigdemont dan “por finalizado el proceso en Alemania”. Respecto a la posibilidad que habían adelantado hace días de recurrir al Tribunal Constitucional la entrega a España por malversación, las mismas fuentes confirman que ahora deja de existir. “No hay razón ni procedimiento sobre el que recurrir”, explican las fuentes.

“La decisión es razonable”, indicó en un comunicado el equipo de abogados alemán de Puigdemont encabezado por el reputado penalista Wolfgang Schomburg. “Es la consecuencia lógica de nuestros esfuerzos en los últimos meses y semanas […] como hemos dicho desde el principio del proceso, el conflicto político de un país debe ser solucionado políticamente y no a través del derecho penal”, añadió.

“Si no hay euroorden, Alemania no tiene nada que ejecutar. Las autoridades alemanas ya no tienen que asegurarse de que la extradición se vaya a llevar a cabo”, explica Martin Heger, catedrático de derecho penal europeo de la Universidad Humboldt de Berlín. “Ha habido casos en los que se han retirado órdenes en Alemania porque el juez se da cuenta de que no es la persona buscada, pero esto es completamente distinto, es un caso muy extraordinario”, añade.

Puigdemont fue detenido el pasado 25 de marzo en el norte de Alemania cuando viajaba a Bélgica procedente de Dinamarca. Tras pasar doce días en la cárcel de Neumünster quedó en libertad bajo fianza en Alemania, donde hasta ahora debía presentarse en comisaría todas las semanas y cuyas fronteras no podía traspasar. Puigdemont fijó inicialmente su domicilio en Berlín y posteriormente se trasladó a Hamburgo, una ciudad más próxima al tribunal que ha estudiado su entrega.