Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un testigo vuelve a apuntar a Ignacio González por presionar para recaudar un millón para la caja b

El ex 'número dos' de la Agencia de Informática afirma que el expresidente pidió a su jefe que consiguiera dinero para el PP

Ignacio González, tras su detención en abril de 2017.
Ignacio González, tras su detención en abril de 2017.

Un testigo clave del caso Púnica ha vuelto a señalar a Ignacio González. Silvano Corujo, ex número dos de la Agencia de Informática y Comunicación (ICM) de la Comunidad de Madrid, ha pasado este viernes de nuevo por la Audiencia Nacional y, según explican fuentes jurídicas, ha reiterado que el expresidente autonómico presionó al entonces delegado de la empresa, José Martínez Nicolás, para recaudar un millón de euros para la caja b del PP regional. Según ha dicho ante el juez Manuel García Castellón, que investiga la trama, así se lo contó el propio Martínez Nicolás, que ahondó en que el exdirigente del PP le comunicó que era para financiar a la formación política.

"González pidió a varias personas que buscaran dinero para el partido. A la agencia le pidió que consiguiera algo más de un millón de euros [...] Les dijo que las arcas estaban fatal, que se habían ido los que estaban antes, los de Granados, y que 'chicos, hay que hacer algo", afirmó también en el marco de la Operación Lezo, cuando el entonces instructor lo consideró como un "testigo privilegiado" por su posición dentro de la compañía pública. "Formó parte de todas las mesas de contratación de la Agencia", enfatizó el magistrado en un auto.

Velasco detallaba que los indicios apuntaban a que, con motivo de las elecciones autonómicas de 2011 —cuando Esperanza Aguirre renovó su mayoría absoluta—, el PP madrileño generó una deuda que González, que acababa de asumir la secretaría general, intentaría saldar. Para ello, según relataba el juez, se reunió con Martínez Nicolás y le pidió que consiguiera un millón de euros.

Corujo ya aseguró en 2015, en su declaración como testigo ante la Fiscalía Anticorrupción, que para ello se inflaron contratos con dos empresas, Indra y la consultora PwC. Aunque, según detallan fuentes jurídicas, este viernes ha negado ese extremo y ha dicho que desconoce si se pagaron sobornos a cargos públicos. También ha añadido que él no tenía capacidad de influencia en las adjudicaciones.

Según contó Corujo a Velasco, la solicitud de González a Martínez Nicolás se tradujo en "contratos cautivos y negociaciones al alza". Entre los ejemplos que puso afirmó que dio una adjudicación de 4,2 millones de euros para, según él, "hacer algo que se podía hacer por un millón".