Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marlaska desmonta la estructura de la cúpula policial de Zoido

Interior volverá a tener Direcciones Adjuntas Operativas (DAO), los 'números dos' de Policía y Guardia Civil que fueron eliminados por el equipo anterior por acumular demasiado poder

FOTO: Grande-Marlaska durante la primera Sesión de Control al Gobierno. / VÍDEO: Fragmento de la entrevista al ministro de Interior, este martes.

El ministro del Interior Fernando Grande Marlaska planea deshacer la reestructuración acometida por su predecesor, Juan Ignacio Zoido, en la cúpula de los cuerpos policiales. Volverá a una organización basada en Direcciones Adjuntas Operativas (DAO), es decir, dos mandos policiales serán los números dos de ambos cuerpos, después de los puestos políticos de los Directores Generales de Policía y Guardia Civil.

Los escándalos de la llamada "policía patriótica", una suerte de "brigada política" dedicada a encontrar posibles delitos entre políticos catalanes y presuntamente dirigida desde la Dirección Adjunta Operativa de la Policía con Eugenio Pino a la cabeza, llevó al equipo de Zoido a cortar por lo sano y "limpiar", en sus propias palabras, la cúpula policial.

Fue con Jorge Fernández Díaz al frente de Interior cuando surgió y funcionó ese grupo de "agentes especiales", supuestamente al servio del Gobierno de turno y ligados a los asuntos mas turbios: las grabaciones al expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, sobre su ático; las presuntas cuentas de Trías en Suiza; los intentos de realizar registros en la sede de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC); las evasiones fiscales de la familia Pujol y los pendrives perdidos y reaparecidos; las grabaciones e intervenciones telefónicas del pequeño Nicolás; el aciago informe PISA (Pablo Iglesias SA); y las filtraciones de las grabaciones al propio Fernández Díaz, que acabaron con su salida del ministerio.

Ahora Marlaska vuelve a esa organización, implantada en su día por su amigo personal y exministro del Interior socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, y que cuenta con el apoyo de gran parte de los funcionarios policiales, que rechazaron la reestructuración realizada por Zoido "por ser mucho menos operativa" y por entender que era "una manera de controlar más políticamente la policía porque los más altos mandos —repartidos en cuatro Jefaturas Centrales en el caso del Cuerpo Nacional de Policía: Seguridad Ciudadana, Información-Investigación-Ciberdelincuencia, Logística y Recursos Humanos— tenían que reportarle directamente al director general, todavía un hombre de Zoido, Germán López Iglesias, un cargo político. Al igual que ocurría con la Guardia Civil y su director general, José Manuel Holgado.

Entonces, cuando se acometió la remodelación, en julio de 2017, Interior lo vendió como una manera de crear una estructura "mas horizontal" y también lo justificó argumentando "un cambio en la evolución del terrorismo hacia el yihadismo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >