Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos niega el permiso de entrada a Javier Solana

El motivo son viajes que realizó el ex secretario general de la OTAN a Irán, uno de los países incluidos por Trump en su lista negra

Javier Solana, exsecretario general de la OTAN.
Javier Solana, exsecretario general de la OTAN.

Las normas de inmigración impuestas por la Administración Trump parecen haber convertido en sospechosos a figuras tan prestigiosas como Javier Solana, secretario general de la OTAN (1995-99) y Alto Representante de la Política Exterior y de Seguridad de la UE (1999-2009). El político español ha visto recientemente denegada la autorización electrónica para viajar a Estados Unidos (ESTA) debido a sus viajes a Irán, uno de los países incluidos por Trump en su lista negra.

Los españoles no necesitan visado para hacer viajes de menos de 90 días a EE UU. Eso no garantiza que no puedan ser rechazados en la frontera. Por eso, para evitar sorpresas, se aconseja obtener antes de tomar el avión una autorización electrónica de viaje, que no da derecho a entrar en el país, pero permite confiar en que no habrá problemas en la aduana.

Solana no superó este primer filtro, por lo que no pudo asistir a un acto de la Brookings Institution que tenía programado en EE UU. Fuentes de la Embajada estadounidense en Madrid no han querido comentar el caso de Solana, pero han explicado que el sistema rechaza automáticamente las peticiones de quienes hayan visitado en los últimos años Irán, Irak, Siria, Sudán, Libia, Somalia o Yemen. Eso no significa que no puedan viajar a EE UU, pero deben obtener un visado, como si no fueran ciudadanos de un país exento de dicho requisito.

En conversación con EL PAÍS, Solana ha negado trascendencia al incidente y ha confirmado que está en trámites para obtener un visado. Como jefe de la diplomacia de la UE, Solana fue uno de los primeros impulsores del acuerdo nuclear con Irán, que ha sido rechazado por la Administración Trump. La última vez que viajó a Teherán fue en 2013, con motivo de la toma de posesión del presidente Hasán Rohani, representante del sector reformista y exrepresentante de Irán en las negociaciones del pacto nuclear.

Más información