Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Solana: “El proceso catalán no está en la mesa de los primeros ministros europeos”

El exsecretario general de la OTAN descarta que medie la Unión Europea para desencallar la situación

Javier Solana, exsecretario general de la OTAN.
Javier Solana, exsecretario general de la OTAN.

Europa no está pendiente del proceso independentista catalán y la solución no pasa por una mediación internacional entre el Gobierno español y la Generalitat. Ese es el diagnóstico que ha trazado este lunes el ex secretario general de la OTAN y exministro socialista Javier Solana durante un almuerzo organizado por el foro Barcelona Tribuna.

"El tema no está en las mesas de los primeros ministros o jefes de gobierno europeos", ha asegurado Solana, quien considera que las preocupaciones de la Unión Europea son el Brexit y las elecciones alemanas que se celebrarán el próximo domingo. "Este expediente puede estar en algún nivel", ha admitido Solana para dar a entender que se trataba de una cuestión secundaria en la política comunitaria.

"No quiero que Europa tenga más problemas de los que ya tiene", ha añadido Solana tras definirse como demócrata y europeo y clamar que el viejo continente no vuelva a épocas pasadas. "Dejemos las fronteras en paz y sigamos trabajando juntos hacia un futuro que tiene que ser mucho más propicio, dentro de las dificultades que vamos a tener", ha apostillado.

En esa línea, ha descartado también que el conflicto institucional que ha generado la convocatoria del referéndum se puede desencallar con la mediación internacional, un escenario que respondería a la estrategia independentista de "internacionalizar" el proceso y de hacer buena su frase preferida: "El mundo nos mira".

Frente a esa estrategia de buscar una solución política fuera de España, Solana ha recordado su dilatada trayectoria política en España, donde fue ministro de Asuntos Exteriores, Educación y Ciencia y Portavoz del Gobierno, además de diputado en el Congreso desde 1977 y durante 18 años.

"Fui parlamentario desde la primera legislatura, estuve en la comisión constitucional, y no puedo ayudar a que se quiebre la ley que ayudé a redactar, solo a través de los mecanismos que hay para cambiarla", ha asegurado Solana, que ha declinado pronunciarse sobre si avala o no la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Solana ha reclamado que no se sobredimensione ni se infravalore lo que ocurra el 1 de octubre y que se imponga "el diálogo y el sentido común". En esa línea ha recordado que la Ley General de Educación que impulsó como ministro contó con el apoyo de Convergència i Unió y que el pacto es el camino a seguir. Tampoco se ha privado de recordar su colaboración y la del Gobierno español al éxito de los Juegos Olímpicos de 1992 y se ha declarado un "gran amigo" de Barcelona y de Cataluña.

Más información