Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se reunieron el jueves en La Moncloa

Los líderes políticos tratan de encontrar una "agenda" parlamentaria común para los próximos meses

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en una reunión en julio de 2017.

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se reunieron el pasado jueves en La Moncloa en un primer encuentro desde que el primero fuese investido como jefe del Ejecutivo, según ha desvelado La Vanguardia y ha confirmado EL PAÍS. Según informan fuentes del Gobierno, ambos políticos trataron una posible "agenda" parlamentaria en la que puedan ponerse de acuerdo para los meses que quedan de legislatura. Aunque serán las direcciones de los grupos en el Congreso quienes calibren la posibilidad de pactos.

La Moncloa no ha informado de la reunión ni antes ni después de producirse. Tampoco se han facilitado datos del contenido que se abordó durante la cita entre ambos líderes políticos. Aun así, según detallan fuentes del Ejecutivo, Pedro Sánchez la enmarca dentro de la serie de encuentros que tiene previsto tener con los líderes de todos los partidos y los presidentes autonómicos. En esa misma línea, la pasada semana ya se reunió con los agentes sociales.

Al día siguiente de la reunión entre Iglesias y Sánchez, Podemos propuso públicamente al PSOE desarrollar una “colaboración parlamentaria estrecha” y se ofreció como el “principal socio de gobierno” de Sánchez lo que resta de legislatura. Iglesias puso como condición que el Ejecutivo desarrolle una agenda social, feminista y ecologista que detalló en 20 medidas concretas, como el blindaje de las pensiones y su equiparación a la subida del IPC, la derogación de la ley mordaza o la reforma de la ley de arrendamientos urbanos para impedir la subida abusiva de los precios del alquiler.

Podemos ha mostrado a lo largo de esta semana un tono alejado de las críticas a Sánchez por no haber entrado en el Gobierno. Sus principales dirigentes han mostrado su satisfacción con las últimas decisiones del presidente como la acogida del Aquarius, la rapidez con que se solventó la crisis que concluyó con la dimisión de Màxim Huerta como ministro de Cultura por utilizar una empresa interpuesta para pagar menos impuestos y la decisión de restituir la asistencia sanitaria universal, recortada a los inmigrantes por el último Gobierno del PP. “Es una buena noticia que se vaya a revertir lo que ha sido una infamia”, ha celebrado Pablo Echenique, número dos de Iglesias.

Más información