Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy aplaza la decisión sobre los candidatos para Madrid pese al vacío de poder

El PP esperará hasta después del verano para decidir su cartel para la Comunidad y el Ayuntamiento

Desde la izquierda, la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados; la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa.
Desde la izquierda, la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados; la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa.

Pese al vacío de poder provocado por la dimisión de Cristina Cifuentes, Mariano Rajoy retrasará la elección de los candidatos para el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid en 2019. La dirección nacional elegirá en breve a quién presenta a la investidura como presidente interino de la región y decidirá después si forma una gestora para pilotar el partido en Madrid. La designación de los candidatos se retrasará hasta después de verano. Rajoy necesita tiempo para encontrar cabezas de lista de prestigio que recuperen los votos perdidos en favor de Ciudadanos.

La crisis de Madrid trasciende a la dimisión de Cifuentes. El escándalo que rodea a esa retirada ha golpeado en la línea de flotación del proyecto nacional del PP y lo ha dejado en una precaria situación electoral, ya que contaba para su recuperación con un buen resultado en Madrid. Cifuentes era la baza por la que apostaba Rajoy para ese impulso. Ahora, la dirección nacional hará frente al vacío en la presidencia de la región —tiene hasta el 18 de mayo para proponer un candidato— y en la del partido. Esas decisiones, sin embargo, serán coyunturales. Se pospone la elección de los candidatos con los que el PP competirá en 2019 para conquistar la Comunidad y el Ayuntamiento.

El PP afrontará la crisis de Madrid aplicando una hoja de ruta dividida en tres pasos. En breve elegirá al diputado que se someterá a la investidura para sustituir a Cifuentes como presidente de la Comunidad hasta 2019. Después decidirá si forma una gestora que tome el timón del partido, suavice las fuertes tensiones internas y prepare el terreno para las elecciones. Solo entonces se elegirá a los candidatos al Ayuntamiento y la Comunidad, dos puestos que pueden quedar vacantes hasta después del verano e incluso hasta otoño, según fuentes de la dirección nacional.

No hay datos para afirmar que quienes proponen a Soraya Sáenz de Santamaría como candidata vayan a lograr que dé el paso. Sí es una evidencia que está cronificada la mala relación entre la vicepresidenta y la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. Ayer coincidieron en la recepción del Dos de Mayo, día de la Comunidad. Fue un intento de demostrar la unidad del PP con la presencia de la número dos del Ejecutivo y de la número dos del partido. Solo sirvió para que mostraran ostensiblemente su distancia.

¿Por qué ha optado Rajoy por retrasar las candidaturas? Porque no hay candidatos claros. La decisión está en sus manos. El presidente quiere esperar a que amaine la crisis y también ganar tiempo para saber qué candidatos propondrán el resto de partidos. “Depende de si la candidata al Ayuntamiento de Madrid es o no Manuela Carmena, y quién es el elegido por el PSOE”, señalaron interlocutores del PP sobre las posibilidades de que el vicesecretario Pablo Casado dé un salto a la política madrileña. Una candidatura que también puede pasar a la Comunidad.

Ausencias

Como no habrá candidatos a corto plazo, la cúpula nacional va a volcarse en “la recuperación de un proyecto regional y nacional”. Tras la dimisión de Cifuentes, la bandera de la regeneración ya no es la que se ondeará con más fuerza en Madrid. La reiterada proclama de “tolerancia cero” contra la corrupción de la expresidenta no es el reclamo más aconsejable, concluyen en el PP, que ayer no contó con la asistencia de ninguno de sus cuatro expresidentes a la fiesta de la Comunidad. Aunque ninguno de los casos se parece, Alberto Ruiz Gallardón, Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes no componen un cuadro que el partido pueda utilizar como polo de atracción para recuperar los votos que se van a Ciudadanos.

Sobre ellos se ha extendido un manto de silencio sin excepciones: el presidente en funciones de Madrid, Ángel Garrido, no mencionó ayer a su antecesora en su discurso.

Sí creen en la dirección que el PP debe blandir de forma inmediata la bandera de la gestión, aunque no se pongan nombres propios sobre quién la llevó a cabo. En Madrid, constatan estos interlocutores, “no es que haya un bando de Aguirre y otro de Cifuentes, sino que hay más grupos y más intereses”. Por ello, será Rajoy quien decida los candidatos.