Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso revive las tragedias de Angrois y Spanair

La Cámara constituye dos comisiones de investigación sobre los accidentes de 2013 y 2008

Feliu-Joan Guillaumes, presidente de la comisión de investigación del Alvia, y Ana Pastor, presidenta de la Cámara.
Feliu-Joan Guillaumes, presidente de la comisión de investigación del Alvia, y Ana Pastor, presidenta de la Cámara.

El Congreso de los Diputados ha constituido este miércoles las comisiones de investigación sobre dos de las tragedias que han conmocionado España en los últimos años: el accidente sufrido por el tren Alvia en Angrois (Santiago de Compostela) en julio de 2013, que causó 80 muertos y 152 heridos y el del vuelo JK5022 con destino a Las Palmas de la compañía Spanair en el aeropuerto de Barajas en agosto de 2008, en el que fallecieron 154 personas.

El camino para llegar a constituir estas comisiones no ha resultado fácil. El siniestro ferroviario de Angrois ha necesitado tres intentos en tres legislaturas para que sea investigado en la Cámara, y fue necesario que el PSOE cambiara de posición, con el regreso de Pedro Sánchez a la secretaría general, para culminar un empeño que inició el Bloque Nacionalista Galego y continuó En Marea a través del grupo federal.

Fue determinante que Bruselas pusiera en duda los fundamentos de la investigación llevada a cabo por las autoridades españolas. El informe realizado por la Agencia Ferroviaria Europea concluyó que el accidente que provocó el descarrilamiento del tren de alta velocidad “no ha sido investigado de forma independiente”. El organismo cuestionó la actuación de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) y abrió la puerta a repetir las pesquisas.

El PP nunca fue partidario de investigar este accidente, que sucedió siendo ministra de Fomento la actual presidenta del Congreso, Ana Pastor, y secretario de Estado del ministerio Rafael Catalá, el actual ministro de Justicia. De hecho, votó en contra alegando que había un procedimiento judicial en marcha y había que esperar a su resolución. Los impulsores de la comisión de investigación dan por hecho que tanto Pastor como Catalá tendrán que comparecer en ella, aunque fuentes del PP apuntan que el personaje clave esta investigación es el exministro de Fomento del PSOE, José Blanco, que inauguró la línea en cuya curva se produjo el accidente, aunque el trazado se decidió con Francisco Álvarez Cascos como ministro. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya mostró su disposición a acudir a la comisión "en el momento que el Congreso así lo considere oportuno". También el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, espera "participar de la manera más fluida" en la comisión de investigación.

La presidenta de la Cámara mantuvo la pasada semana una entrevista con la Plataforma de Víctimas del Alvia, de la que su presidente, Jesús Domínguez, no salió nada esperanzado. Domínguez lamentó que Pastor no asumiera responsabilidades ni les hubiese pedido perdón. También se mostró desconfiado respecto al resultado que pueda tener la comisión de investigación, que ha estado siete meses bloqueada después de ser aprobada por el pleno del Congreso.

El último escollo ha sido la falta de acuerdo sobre quién tenía que presidirla, una negociación que formaba parte del paquete de las otras tres comisiones constituidas este miércoles: la del accidente del avión de Spanair, la de seguimiento del pacto contra la violencia machista y la del estudio para el modelo policial del siglo XXI. Tras muchos descartes, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos han decidido que sea el diputado del PDeCAT Feliu-Joan Guillaumes i Ràfols quien presida la comisión. Tras su nombramiento, Guillaumes i Ràfols ha manifestado que el trabajo de esta comisión "será duro" y ha apelado a llegar a acuerdos por unanimidad, que "tendrán más fuerza".

Otro de los problemas, cuando dentro de un mes se cierre el plan de trabajo y la lista de comparecientes, será "la regularidad" de la comisión, según Guillaumes. Por ella desfilarán "altos cargos de la Administración" y cuadrar sus agendas con las de la comisión resultará una tarea ardua. El presidente ha explicado que la comisión tendrá "máxima delicadeza con la víctimas".  

Diez años después del accidente, la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 de Spanair percibe la constitución de la comisión de investigación del Congreso como una constatación de que “más tarde que temprano” logran su objetivo y de que el tiempo les confirma que no tenían que aceptar la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid en 2012 de archivar la causa penal al atribuir la responsabilidad del siniestro a la “actuación errónea” de los pilotos y no a los técnicos.

El Informe final de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil centró en la distracción de los pilotos la principal causa del accidente de un vuelo que había despegado con retraso por problemas técnicos en un avión que la compañía solicitó a las autoridades aeroportuarias cambiar en un principio y luego rectificó.

La asociación presidida por Pilar Vera logró el apoyo para crear la comisión de los 60 municipios canarios a los que pertenecían la mayor parte de las víctimas, así como de los cabildos y los Parlamentos autonómicos de Canarias, Madrid y Castilla y León. No fue posible que los grupos del Congreso de los Diputados la asumieran en 2011. Ni que posteriormente alcanzaran un acuerdo para registrarla de forma conjunta, como pretendía la asociación de víctimas. Finalmente, la iniciativa fue impulsada por Unidos Podemos, grupo sobre el que ha recaído la presidencia. La diputada canaria Meri Pita ha deseado que las conclusiones a las que llegue la comisión "sirvan para arrojar luz" por la importancia de una línea aérea que tiene "185 millones de pasajeros anuales".

También en el plazo de un mes se conocerán los comparecientes propuestos por los distintos grupos, aunque se da por seguro que uno de ellos será la entonces ministra de Fomento, la socialista Magdalena Álvarez. El PP maneja convocar también al entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que fue el encargado de gestionar la crisis causada por el accidente. La comisión recibió el respaldo del pleno del Congreso hace dos meses. El PSOE, que estaba en el Gobierno cuando sucedió el accidente la apoyó, como el resto de partidos a excepción del PP, que se abstuvo. La Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 de Spanair “no busca venganza” en la comisión, sino “saber la verdad” y que ello sirva para “evitar más muertes inútiles”.

Más información