Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rull cuestiona ante Llarena la separación de poderes y le acusa de actuar coordinado con el Gobierno

Los exconsejeros procesados endurecen su discurso tras volver a prisón

Exconsellers de la Generalitat en noviembre, en la Audiencia Nacional.
Exconsellers de la Generalitat en noviembre, en la Audiencia Nacional.

Los exconsejeros de la Generalitat de Cataluña Joaquim Forn (Interior), Josep Rull (Territorio y Sostenibilidad) y Raül Romeva (Exteriores) han comparecido este martes ante el juez Pablo Llarena para conocer oficialmente los delitos que se les atribuyen (rebelión y malversación). Las declaraciones revelan un cambio de estrategia de alguno de los procesados que ya empezó a verse en las comparecencias de este lunes de Oriol Junqueras, Jordi Sànche z y Jordi Cuixart. Tras intentar sin éxito convencer a Llarena de que les dejara en libertad con mensajes conciliadores, los líderes independentistas han endurecido su discurso y están cuestionando la actuación del juez ante el propio instructor. Este martes ha sido especialmente crítica la actitud del exconsejero Rull, que le ha dicho al juez que está perdiendo su “prestigio”. Según fuentes presentes en los interrogatorios, el extitular de Territorio y Sostenibilidad ha cuestionado la división de poderes y ha acusado al instructor de actuar “coordinado” con el ministro de Justicia, Rafael Catalá.

“El juicio oral será un mero trámite", ha dicho Rull ante el juez y los fiscales, según han explicado fuentes de las defensas y de la acusación que ejerce Vox. "No estaríamos aquí juzgados si no hubiéramos ganado las elecciones", ha asegurado el exconsejero, que ha defendido también que en los países del norte de Europa existe una justicia “mejor que la española”, en referencia a las decisiones que están adoptando los tribunales de Alemania, Bélgica o Escocia con los procesados fugados. Rull ha recordado también las palabras pronunciadas esta semana por el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro en las que rechaza que se haya usado dinero público para el procés.

Según estas fuentes, Rull ha rechazado las acusaciones que se le imputan y, entre otros hechos, ha negado que su decisión de no autorizar que uno de los barcos desplazados en el dispositivo policial del referéndum ilegal del 1 de octubre entrara en el puerto de Palamós (Girona) tuviera motivaciones políticas. La decisión de no permitir su entrada, ha argumentado, se tomó por razones "técnicas", debido a las grandes dimensiones del buque y las capacidades del puerto. Rull ha criticado los tres argumentos por los que Llarena le envió de nuevo el pasado 23 de marzo a prisión preventiva: porque participó en la elaboración de documentos políticos que sirvieron como base del programa electoral independentista de 2015, porque participó en reuniones en las que se hablaba del proceso soberanista y por no dar permiso para que ese buque policial atracara en el puerto de Palamós.

El exconsejero Romeva, en la línea con lo afirmado este lunes por Junqueras, Sànchez y Cuixart, ha insistido en el carácter pacífico del procés y ha denunciado la “criminalización” de las ideas independentistas. Romeva ha defendido ante el juez que Cataluña tiene “legitimidad” para aspirar a la independencia y ha sostenido que fueron agentes de policías y no los ciudadanos los que ejercieron violencia el 1 de octubre. El exconsejero ha reprochado también a Llarena que el Supremo no es competente para investigarlo y ha denunciado las dificultades que, asegura, se encuentra para comunicarse con su abogado.

Llarena, según las fuentes, ha dejado a los procesados exponer sus críticas y luego ha intentado hacerles ver que no están fundamentadas. Como ya ha advertido en algunos de sus autos, ha afirmado que en esta causa no está todo escrito ni lo estará y ha resaltado que no ha procesado a todos los líderes a los que imputó y que no todos los procesados están por todos los delitos que al principio les atribuyó.

El exconseller Joaquim Forn, de Interior, ha sido el primero en declarar este martes y, según fuentes jurídicas, su declaración ha sido la más conciliadora. Forn ha reiterado sus argumentos de anteriores citas en el Supremo: que no respaldó ningún tipo de violencia en el procés y que está en contra de la vía unilateral para alcanzar la independencia. El exconsejero ha recordado que renunció en enero a su escaño de diputado y ha asegurado que no tiene intención de volver a la política. Forn ha aprovechado también su comparecencia para pedir a Llarena que le deje en libertad condicional para poder preparar su defensa de cara al juicio que el Supremo prevé celebrar el próximo otoño. El extitular de Interior ha contestado a las preguntas de su letrado sobre su arraigo personal (para descartar el riesgo de fuga) y su renuncia de la política (reiteración delictiva).

Más información