Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy escucha las reivindicaciones laborales de ‘las kellys’

El colectivo de camareras de piso han expresado al presidente del Gobierno sus condiciones de trabajo y sus principales reivindicaciones

La reunión tenía prevista una duración de 50 minutos, aunque se ha alargado hasta las dos horas. El encuentro celebrado este jueves en la Moncloa entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y las representante de las Kellys, la Asociación Española de Camareras de piso, ha servido para que las trabajadoras expongan las principales reivindicaciones de este colectivo. Su principal objetivo es que se apruebe lo que denominan la ley Kelly, una modificación del artículo 42 del Estatuto de los trabajadores para impedir que las empresas externalicen su actividad y sean consideradas como empleadas de los hoteles y no únicamente como contratadas por empresas especializadas en limpieza. Rajoy se ha mostrado "abierto" a esta medida, según ellas. Durante la entrevista le han mostrado al presidente las fajas que deben usar en el día a día para evitar problemas de espalda y fotografías de las lesiones que han sufrido algunas compañeras por el uso de productos químicos. También le han pedido que se amplíe el catálogo de enfermedades profesionales para que se incluyan los trastornos musculares derivados de su ejercicio profesional y que se les conceda el derecho a la jubilación anticipada. Según han afirmado las portavoces del colectivo, el líder del Ejecutivo se ha mostrado compresivo con las reclamaciones y se ha comprometido a mejorar su situación laboral.

En la comparencia posterior ofrecida en el Senado, las kellys han afirmado "salir con un buen sabor de boca" de la reunión, que consideran un primer paso para mejorar sus condiciones de trabajo. "Ahora el PP ya no podrá decir que no conoce la situación ni votar en nuestra contra en el Senado", ha afirmado Myriam Barros, la presidenta de la asociación. Barros se ha complacido por haber "roto el protocolo" y haber alargado la reunión una hora más de lo previsto y no dejar "nada sin decir".  El colectivo, pese a sentirse satisfecho con la primera reunión "sin intermediarios" con el presidente del Gobierno, afirma que seguirá vigilante con las actuaciones de los políticos. "Es un paso adelante, pero aquí no se acaba la lucha", ha afirmado la presidente del colectivo. 

"¿Qué venden los hoteles? Habitaciones limpias. Eso es lo que nosotras ofrecemos", zanja tajante Ángela Muñoz, vicepresidenta de la organización. Muñoz comenta que el principal problema al que se enfrentan como trabajadoras es la externalización. Como trabajadores externos se cobra un salario de a veces hasta 600 euros más bajo que las trabajadoras de plantilla haciendo el mismo trabajo. Después de la reforma laboral de 2012, muchas camareras de piso han tenido que ver como su situación laboral empeoraba después de que el servicio de limpieza en algunos hoteles pasase a depender de empresas externas. Estas empresas se rigen por convenios propios que tienen condiciones peores que las del convenio sectorial. Según las kellys, el 70% de las empresas hoteleras de Madrid y Barcelona ha externalizado los servicios de limpieza.

Una decena de trabajadoras de la asociación procedentes de todas partes de España han viajado a Madrid para apoyar a sus representantes. Algunas se han emocionado al oír la narración del encuentro por parte de sus compañeras. "Hemos sido valientes", han afirmado entre aplausos de las asistentes.

Los sindicatos critican el encuentro

CC.OO. y UGT han criticado este jueves que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "instrumentalice con fines políticos" la situación laboral de las camareras de piso.

Ambos sindicatos recuerdan a Rajoy que existe una mesa de calidad en el empleo en el sector de hostelería-turismo con representación de todos los agentes, también de las camareras de piso.

Desde los sindicatos aseguran que la reunión de Rajoy con las kellys "huele más al pacto del PP con Nueva Canarias para que éste apoye los Presupuestos Generales del Estado que a una verdadera voluntad política del Gobierno para solucionar los problemas laborales y salariales de la reforma laboral que ellos mismos aprobaron".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información