Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narcotráfico rural o cómo blanquear dinero comprando cabras, burros y caballos

Desarticulada una red dedicada al tráfico de hachís que ocultaba su actividad con la compra de dos ganaderías

Parte de la droga incautada a los detenidos en la Operación Cartusián.
Parte de la droga incautada a los detenidos en la Operación Cartusián.

Existe el blanqueo internacional de capitales, aquel que lleva el dinero obtenido ilícitamente de un país a otro sin dejar rastro. En la Alpujarra y en la costa granadina una presunta red internacional dedicada al narcotráfico ha optado por un método menos conocido, pero igual de ilegal: el blanqueo de dinero a través de la compra de animales de ganadería. La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han intervenido en Dúrcal 728 cabras, 67 vacas, 12 caballos de pura raza, 41 yeguas, 25 potros, cinco ponis y siete burros que formaban parte de los negocios de esta red. Los narcotraficantes habían comprado en este municipio una ganadería equina, otra caprina y una explotación láctea para convertir el dinero de la droga en capital procedente de una actividad legal. 

Junto a las actividades ganaderas, la red había adquirido también un camping en Órgiva, en plena Alpujarra, con el mismo objetivo de blanquear capitales. Según ha comunicado la Guardia Civil, los delincuentes habían invertido más de un millón de euros en la compra y modernización de estos negocios. La Agencia Tributaria valora en 769.000 euros la inversión por la adquisición y remodelación del camping y en 366.000 la de la explotación láctea y las dos ganaderías.

En la Operación Cartusián, la benemérita ha detenido a 15 personas en Dúrcal, Órgiva y Salobreña, a los que les imputa delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y blanqueo de capitales. Además de los 885 animales intervenidos, los agentes se han incautado de 432 kilos de marihuana, 193 kilos de hachís y casi 60.000 euros. La intervención no ha supuesto para la Guardia Civil la necesidad de trasladar los animales a ningún sitio. Todas las cabezas de ganado siguen donde estaban, convenientemente alimentadas y cuidadas por los operarios de las distintas explotaciones

La supuesta red criminal, según detalla la Guardia Civil en un comunicado, contaba con un sistema de trabajo muy organizado: el cabecilla de la organización tenía su propio cultivo de marihuana pero, además, contaba con una serie de cultivadores en la provincia que le suministraba “en grandes cantidades”, según los investigadores, la materia prima que necesitaba y él no llegaba a producir. Otros miembros de la red estaban a cargo de recibirla, envasarla y almacenarla. A partir de ahí, entraba en acción el equipo de transporte y “las relaciones internacionales”, según la Guardia Civil. Finalmente, el equipo económico era el encargado de blanquear el dinero conseguido por la venta de hachís y marihuana invirtiendo en fincas, vehículos, animales y el camping.

La benemérita ha informado de que la operación se inició en marzo de 2017, cuando miembros de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y de la Guardia Civil detectaron que un individuo con antecedentes policiales por tráfico de drogas se había instalado en la localidad de Órgiva y mostraba un poder adquisitivo muy superior al que le correspondería por su trabajo.

A partir de ahí, diversas detenciones de droga confirmaron a los agentes que algo presuntamente ilegal estaba ocurriendo. En septiembre pasado, los agentes detuvieron en Bérchules a un hombre con 12 bolsas (27 kilos) de cogollos de marihuana. Poco después, arrestaron a un ciudadano francés con 95 kilos de marihuana que previamente había recogido en Dúrcal. En octubre, los agentes interceptaron un camión en Aranda del Duero (Burgos) que transportaba en su interior 192 kilos de hachís y 260 kilos de marihuana, también procedente de Granada.

El último acto de esta operación ha tenido lugar hace pocos días, con cinco registros simultáneos en las tres localidades donde ha habido detenidos. En Dúrcal, los agentes sorprendieron a tres individuos de nacionalidad francesa comprando marihuana al cabecilla de la organización. Esta acción se saldó con la incautación de 50 kilos de marihuana y 54.570 euros.

Más información