Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘número dos’ del Defensor del Pueblo se reunió en secreto con Junqueras en prisión

Concepción Ferrer aprovechó una visita oficial a la cárcel de Estremera para reunirse el pasado 28 de febrero con el líder de ERC y Joaquim Forn

Concepció Ferrer, junto a Artur Más, en un acto oficial en 2011.
Concepció Ferrer, junto a Artur Más, en un acto oficial en 2011.

Concepció Ferrer, adjunta al Defensor del Pueblo, mantuvo el 28 de febrero un encuentro con Oriol Junqueras y Joaquim Forn en la prisión madrileña de Estremera, donde ambos están recluidos desde el 2 de noviembre por su presunta implicación en los preparativos del referéndum ilegal del 1 de octubre. Ferrer, exparlamentaria de la extinta Unió Democràtica de Catalunya, encabezaba una delegación de la institución que había acudido a la cárcel para estudiar la situación de los presos discapacitados cuando solicitó reunirse con los dos políticos.

La número dos del Defensor del Pueblo acudió el miércoles de la semana pasada a la cárcel de Estremera (situada a 65 kilómetros de Madrid) acompañada de dos técnicos de la institución. El objeto formal de la visita era recabar información sobre la situación de los presos discapacitados allí recluidos, cuya opinión se quería conocer para preparar el encuentro que la propia Ferrer mantendrá en breve con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI). “Solo hay cuatro módulos en toda España destinados a presos en esta situación y se decidió visitar el de Estremera porque es la cárcel más próxima a Madrid que cuenta con uno”, señalan portavoces de la institución. La visita, como todas las que hace el Defensor del Pueblo a las cárceles, se realizó sin previo aviso al Ministerio del Interior, que está obligado a facilitarle el acceso a los centros penitenciarios. Ferrer es la responsable de atender las quejas que llegan al Defensor del Pueblo referidas a discapacitados, a la justicia y al funcionamiento de las prisiones.

Una vez realizada las entrevistas, Ferrer pidió mantener un encuentro con Junqueras y Forn. Los dos presos aceptaron la reunión, a la que no asistieron los técnicos de la institución que acompañaban a la número dos de la oficina. Fuentes del Defensor del Pueblo han confirmado el encuentro, que califican de “privado” y “personal”. Lo justifican en que Ferrer procede de un partido catalanista y cristiano como era Unió. “Sus características de origen y pensamiento explican la motivación de visitarlos”, indicaron fuentes conocedoras del encuentro. También señalaron que de este encuentro, la adjunta al Defensor del Pueblo no ha realizado ni realizará “ningún informe”. Ferrer declinó dar su versión sobre el encuentro.

La visita de Ferrer coincidió con un cambio en la situación de los dos políticos en la cárcel de Estremera. Hasta ahora, ambos compartían celda en el módulo 7 de la prisión madrileña, una zona catalogada como “tranquila” al estar ocupada por presos penados de edad elevada o por otros que tienen destinos de trabajo en la propia cárcel como la biblioteca y la cocina. Desde el 28 de febrero, el mismo día de la reunión con la número dos del Defensor del Pueblo, cada uno de ellos duerme en celdas individuales del mismo módulo.

Desde el Defensor del Pueblo recalcan que su encuentro no tuvo nada que ver con este cambio y recalcan que cuando Ferrer y los técnicos llegaron a Estremera “Junqueras y Forn ya estaban en celdas separadas”. También insisten en que hasta la fecha ninguno de los dos políticos se ha dirigido al Defensor del Pueblo para plantear ninguna queja ni reclamación sobre su situación en prisión.
También el Ministerio del Interior niega cualquier relación entre la visita y este cambio. Desde el departamento de Juan Ignacio Zoido detallan que el 27 de febrero, un día antes de que se produjera el encuentro con Ferrer, Junqueras y Forn presentaron una estancia en la prisión para que se les adjudicaran celdas individuales. Alegaban el principio de “un preso, una celda”, según fuentes penitenciarias. “Había celdas libres en su módulo y se aceptó su petición”, sostiene Interior.

Cumpliendo una sanción

El día de la visita de Ferrer, Junqueras estaba cumpliendo la sanción de 15 días sin salidas al patio que la dirección del centro penitenciario le impuso en castigo por la concesión de una entrevista telefónica durante la campaña electoral de las pasadas elecciones catalanas del 21 de diciembre. Prisiones consideró que el político incumplió el reglamento al utilizar una de las llamadas personales a las que tiene derecho para conceder una entrevista a la emisora RAC1. El dirigente de ERC —que encabezaba las listas de la formación a las elecciones autonómicas— había pedido permiso a Prisiones para abandonar la cárcel y participar en los mítines de campaña, pero le fue denegado.

Pese a ello, Junqueras tuvo dos intervenciones en la campaña. Una, la entrevista radiofónica que le supuso la apertura del expediente que le costó la sanción, además de que se le retirara de la lista de teléfonos a los que estaba autorizado a llamar el que utilizó para concederla. La segunda, la difusión en un acto de campaña de un discurso que había grabado dentro de la cárcel. Por este hecho —que también realizó el encarcelado Jordi Sànchez, actual candidato a presidir la Generalitat por Junts per Catalunya— Interior abrió sendos expedientes cuya resolución hasta ahora se desconoce. Aquellos días Junqueras se quejó, en una entrevista por cuestionario publicada en La Vanguardia, de que cada día tenía “más problemas” para recibir visitas en la cárcel.

Los otros visitantes del líder de ERC

Desde su ingreso en prisión, Junqueras ha recibido numerosas visitas de políticos y cargos públicos. El 8 de febrero fue el actual presidente del Parlament, Roger Torrent, integrante de su formación, quien acudió a la cárcel de Estremera para reunirse con él y con Forn. Le acompañaban el dirigente del PDeCAT Francesc Homs y los senadores Josep Luís Cleries y Joan Bagué. Ese mismo día, Torrent se desplazó a la prisión de Soto del Real para encontrarse con Jordi Sànchez, expresidente de ANC y hoy candidato a encabezar el Govern, y Jordi Cuixart, de Òmnium Cultural.

También han acudido a visitar a Junqueras la secretaria general de ERC, Marta Rovira, y los diputados de la misma formación Ester Capella y Gabriel Rufián; el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello; el concejal de ERC Alfred Bosch, y el ex secretario general de Podem, Albano Dante-Fachín. En diciembre, sólo unos días después de ser excarcelados, acudieron los exconsejeros Jordi Turull y Josep Rull.

Más información