Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy rechaza la idea de Cifuentes y Tejerina de hacer huelga a la japonesa el 8-M

El PP ha ido variando poco a poco su opinión sobre las movilizaciones convocadas para este jueves para protestar contra la brecha salarial y reivindicar una igualdad de género efectiva

independencia Cataluña
Sesión de control al Gobierno en el Senado.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha rechazado este martes la idea de hacer “una huelga a la japonesa” coincidiendo con las movilizaciones del 8 de marzo en favor de la igualdad de género, como han defendido la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, o la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina. "No me reconozco en la afirmación de la huelga a la japonesa", ha dicho el jefe del Ejecutivo sobre la posibilidad de trabajar incluso más horas de las habituales durante la jornada de protesta, en la que luego se ha ratificado la integrante de su gabinete.

La rectificación del presidente ha tenido lugar durante la sesión de control al Gobierno en el Senado, en la que la senadora María José López Santana (Nueva Canarias) ha desgranado ante el jefe del Ejecutivo los kilómetros que recorren cada día las camareras de piso, las decenas de camas que hacen, su trabajo con lejía y el sinfín de tareas que afrontan cada jornada.

"Ante este panorama, díganles que el jueves hagan huelga a la japonesa, tal y como han manifestado miembros de su partido, díganles que hagan 80 camas en lugar de 40, y díganles que es así como se defienden los derechos de las mujeres", ha retado la senadora. "La jornada laboral de una camarera de piso es una huelga a la japonesa diaria".

"Agradezco los datos que ha aportado, y tengo que decir que me han impactado", ha reaccionado el presidente del Gobierno tras la minuciosa descripción que ha hecho la senadora canaria de la jornada laboral de estas trabajadoras. "Tengo que decir que no me reconozco en la afirmación de la huelga a la japonesa que ha hecho, o no, algún miembro de mi partido", ha añadido, prometiendo una cita en La Moncloa con representantes de este colectivo de trabajadoras. Y ha insistido: "No me reconozco".

El PP ha ido variando poco a poco su opinión sobre las movilizaciones convocadas para este jueves para protestar contra la brecha salarial y reivindicar una igualdad de género efectiva.

La formación que sostiene al Gobierno reaccionó a la convocatoria posicionándose claramente en contra, al considerar que las manifestaciones estaban vinculadas a Podemos. Así, políticas del máximo peso en el partido, como Cifuentes o Tejerina, apostaron por hacer una huelga a la japonesa, “trabajando más horas y demostrando la capacidad que tenemos las mujeres de este país”. Una propuesta opuesta al espíritu de la reivindicación del 8-M, que precisamente quiere visibilizar el papel de las trabajadoras con su ausencia. Con el paso de los días, distintos portavoces del partido mezclaron el apoyo a la protesta y la defensa de las políticas de igualdad del Gobierno. Y este lunes, finalmente, Javier Maroto, vicesecretario de acción sectorial del PP, suavizó definitivamente la posición de la formación conservadora.

“Respetamos al que piense en no trabajar el día 8 como mejor manera de poner de manifiesto las desigualdades. También creemos que es tan respetable el querer trabajar el día 8, denunciar y combatir las causas que provocan la desigualdad. Ambas posiciones son respetables”, dijo este integrante de la dirección nacional. "No es tolerable vivir en un país en el que existan desigualdades simplemente por razones de género, es fundamental denunciarlo, poner el acento sobre este hecho, que es un hecho cierto”.

Diálogo cuando se forme gobierno en Cataluña

Además, Rajoy ha urgido este martes a los partidos independentistas catalanes a formar Gobierno, y les ha prometido diálogo cuando lo hagan. “Pónganse de acuerdo, pero háganlo de acuerdo con las normas, respetando la ley. Y una vez que sean capaces, habrá diálogo”, ha dicho. Y ha advertido: “Ya no sé si lo debo decir. La política de hechos consumados, el intento de coacción, no forman parte del diálogo”.

El Gobierno ha interpretado como una amenaza que Junts per Catalunya haya anunciado una querella contra el juez Pablo Llarena en el caso de que el magistrado del Tribunal Supremo no conceda a Jordi Sànchez el permiso para presentarse a la votación de investidura. Casi tres meses después de las elecciones autonómicas del 21 de diciembre, Cataluña sigue sin Govern. Y por eso Rajoy ha exigido este martes a los representantes de los independentistas que lleguen a un acuerdo.

“Hay cosas que no dependen de mí, sino de ustedes: formar gobierno y dialogar”, ha enumerado el presidente del Gobierno. “Para dialogar tiene que haber un gobierno que respete la ley, que tenga voluntad de hablar y no de imponer sus criterios y sus opiniones a los demás”, ha añadido, recordando que Carles Puigdemont solo le ofreció negociar la celebración de un referéndum ilegal de autodeterminación. “Debemos terminar, algunos, con el espectáculo que están generando. Eso se debe hacer respetando el Estado de derecho, la ley y las decisiones de los tribunales”, ha argumentado en respuesta a una pregunta del senador Josep Cleries, del PdECAT. “Como le he dicho, no disponemos de los votos para ayudar a conformar un gobierno. Ustedes sí. Háganlo. Pónganse de acuerdo. Pero háganlo de acuerdo con las normas, respetando la ley. Y una vez que sean capaces, habrá diálogo”.

Más información