Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una medalla de 3.725 euros para el jefe de la ‘policía patriótica’

Interior revela el importe anual de la condecoración que Fernández Díaz concedió al comisario Pino

Eugenio Pino comparece en el Congreso en julio de 2017.
Eugenio Pino comparece en el Congreso en julio de 2017.

El comisario jubilado Eugenio Pino, director adjunto operativo de la Policía Nacional hasta su retiro en junio de 2016 —y señalado por el Congreso como supuesto jefe de una polémica brigada patriótica al servicio del PP—, recibe una gratificación anual de 3.725 euros al año gracias a la medalla policial que le concedió el entonces ministro del Interior Jorge Fernández Díaz. Así aparece recogido en la respuesta remitida por el Gobierno al diputado del PSOE David Serrada, quien había preguntado por el importe económico de las condecoraciones pensionadas que Interior había concedido en el periodo 2014-2016 a altos cargos policiales. Según la respuesta, seis fueron los comisarios principales que recibieron en esa etapa este tipo de reconocimiento, cuyo premio fluctúa entre los 2.470 y los 3.782 euros anuales.

Pino recibió al jubilarse la Medalla de Plata al Mérito Policial, una de las más altas distinciones policiales y que conlleva una asignación vitalicia del 15% del sueldo base. Interior la justificó entonces en su “meritoria trayectoria profesional”, según se recogía en la documentación que remitió a la comisión parlamentaria que investigaba el uso partidista de la policía en la etapa de Fernández Díaz. En septiembre pasado, el pleno del Congreso aprobó el dictamen de esta comisión, que consideró probada la existencia de una brigada patriótica que bajo la responsabilidad política de Fernández Díaz y del entonces director general de la Policía, Ignacio Cosidó, se valió presuntamente de mandos policiales —y de manera especial del comisario Pino— para “obstaculizar la investigación de los escándalos de corrupción que afectaban al PP”.

El comisario jubilado había tenido que declarar unos días antes como imputado ante un juez por su presunta implicación en el intento de introducir en el sumario del caso Pujol un pendrive de origen desconocido. Las sospechas sobre su participación en el oscuro episodio fueron remitidas a los juzgados de Plaza de Castilla por el magistrado de la Audiencia Nacional José de La Mata, en un auto en el que recomendaba a Interior despojar a Pino de reconocimientos honoríficos, incluida la Cruz de Plata y otras tres con distintivo rojo, también pensionadas.

Un gasto de 18 millones

El Ministerio del Interior gastó en 2016 cerca de 18 millones de euros en pagar las recompensas económicas de estas condecoraciones policiales, según se recogía en una respuesta remitida por el Gobierno en el verano de 2017 al entonces diputado del PSOE Antonio Trevín. Esta cantidad se repartía de una manera muy desigual entre la Policía Nacional y la Guardia Civil. La primera gastó 11,2 millones de euros, repartidos en 8,6 millones para los distinguidos con cruces rojas; 1,8 millones para los que recibieron medallas de oro, y cerca de 800.000 euros para los que portan la de plata, como Pino.

Más información