Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior renueva la cúpula policial y pone fin a la “policía patriótica”

El departamento de Juan Ignacio Zoido culmina con estos nombramientos la profunda reestruccturación acometida el pasado mes de julio

Una nueva cúpula policial emerge de la reestructuración del Ministerio del Interior tras la oscura fase de la llamada brigada patriótica. Cuatro nuevas grandes jefaturas sustituyen a la antes poderosa Dirección Adjunta Operativa (DAO), creadora de esa especie de policía política. Interior asegura que se trata de “una mejora de la seguridad tras los cambios impuestos por el terrorismo yihadista”. Mandos policiales consultados leen estos cambios como “más control político”. El principal puesto es para Juan Carlos Ortiz, “un hombre de María Dolores de Cospedal”

Nueva cúpula policial: En el centro el ministro Zoido, con el Secretario de Estado (izda.) y el Director General de la policía (dcha.). Y a ambos lados, José García Losada y Juan Carlos Ortiz (a la izquierda); José Antonio de la Rosa y Manuel Peña Echeverría (a la derecha).
Nueva cúpula policial: En el centro el ministro Zoido, con el Secretario de Estado (izda.) y el Director General de la policía (dcha.). Y a ambos lados, José García Losada y Juan Carlos Ortiz (a la izquierda); José Antonio de la Rosa y Manuel Peña Echeverría (a la derecha).

Con estos nuevos nombramientos Interior culmina todo un proceso interno de remodelación en el que diversifica el poder que aglutinaba el Director Adjunto Operativo (DAO) —el último fue Eugenio Pino— en cuatro jefaturas distintas. Es el punto final definitivo a la etapa de Jorge Fernández Díaz y el asentamiento de Juan Ignacio Zoido y su equipo, que aterrizó en el palacio del número cinco del Paseo de la Castellana hace un año. Ya entonces se relacionó su llegada con la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, su valedora en la pugna por el control del PP sevillano.

Juan Carlos Ortiz lidera la nueva cúpula policial, al convertirse en el responsable de la jefatura más importante, la de Investigación, Información y Ciberdelincuencia. Tras ser jefe superior de la policía de Castilla la Mancha con Maria Dolores de Cospedal de presidenta de esa comunidad, llevaba solo un año de comisario general de Extranjería. Se coloca ahora en el puesto clave, por aglutinar a toda la Policía Judicial y a los servicios de Información, encargados entre otras cosas de la lucha contra la corrupción y el terrorismo. Licenciado en Derecho en la Universidad Complutense de Madrid en 1997, ingresó en el cuerpo en 1977.

Un pasado muy oscuro

Detrás de la profunda reorganización de la estructura del Ministerio del Interior hay un oscuro pasado. La aparición de unos misteriosos pendrives con información sobre las cuentas de la familia Pujol y otras misteriosas escuchas al exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, filtradas por el diario Público, desvelaron la existencia de la llamada “policía patriótica”, creada desde la máxima jefatura policial, la Dirección Adjunta Operativa (DAO), que había adquirido un gran poder. Supuestamente era una especie de policía política, al servicio del Gobierno para airear trapos sucios de adversarios políticos. El ministro, Jorge Fernández Díaz, pese a mantener excelentes relaciones con Rajoy, no soportó el embate y fue sustituido por Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla e íntimo amigo de Cospedal. Luego, desaparecieron las DAO.

José Antonio de la Rosa. Será el responsable de la Jefatura Central de Seguridad Ciudadana y Coordinación, es decir, el encargado de toda la prevención del delito y de la coordinación de todas las jefaturas superiores. Procede también de Sevilla, donde fue director de Seguridad del ayuntamiento con Zoido de alcalde. Desde hace solo nueve meses era jefe Superior de Policía de Andalucía Occidental. Con 43 años de experiencia en la Policía Nacional, fue juzgado y absuelto en el Caso Niño-Kiko, por la muerte de un atracador durante una persecución. Es también licenciado en Derecho por la Facultad de Sevilla.

Manuel Peña Echeverría. Hasta ahora jefe de la División de Formación, pasa a hacerse cargo de la Jefatura de Recursos humanos. Es amigo personal de Ignacio Cosidó, anterior director general de la Policía y ahora senador del Partido Popular (PP) por Palencia. Fue precisamente Cosidó quien le nombró Jefe Superior de Castilla la Mancha en 2014. En sus 37 años de experiencia profesional, ha estado al cargo de las comisarías de Salamanca, Palencia y Burgos, y destinado en los Servicios Operativos de Investigación de la Jefatura Superior de Policía de Valladolid.

José García Losada. Es el único que mantiene su puesto al frente de la Jefatura de Logística. Era jefe de la División Económica y Técnica, con similar cometido. Cesó como comisario general de policía judicial en 2013, al conocerse los polémicos informes de la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica) sobre la entonces ministra de Sanidad Ana Mato, juzgada por la trama Gürtel. Le dieron una patada hacia un alto puesto burocrático, jefe de la División de Gestión Económica y Técnica. Dirigió el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado.