Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz: “La izquierda no puede ser jamás nacionalista”

La presidenta de la Junta de Andalucía se muestra satisfecha de que el PSOE esté "donde tiene que estar"

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante la entrevista. Vídeo: L. M. Rivas / L. Robayna

Han transcurrido nueve meses de las primarias que partieron en dos al PSOE y Susana Díaz (Sevilla, 1974) vuelve a la escena nacional, satisfecha porque el partido está donde ella defendía que debía estar. La presidenta de la Junta de Andalucía y exrival de Pedro Sánchez hila un firme discurso contra las veleidades de la izquierda con el nacionalismo y reivindica la voz de Andalucía en el debate territorial. Díaz evita criticar al líder del PSOE, pero sus silencios sobre el liderazgo y el proyecto del partido son elocuentes.

Pregunta. ¿Por qué ha decidido pedir la salida de Andalucía del Fondo de Liquidez Autonómico?

Respuesta. Porque estamos en condiciones de hacerlo. Hemos cumplido el objetivo de déficit, tenemos la tercera deuda por habitante más baja y estabilidad y confianza para salir a los mercados. Vamos a recuperar autonomía que el ministro Montoro ha intentado reducir.

P. ¿Cómo ha funcionado su acuerdo de investidura con Ciudadanos?

R. El 75% del acuerdo se ha cumplido. Tenemos diferencias en la reforma electoral y en el cambio de la televisión autonómica. Las reformas que afectan a las reglas del juego tienen que nacer del consenso.

P. ¿Es un partido fiable?

R. La relación ha sido positiva, con diferencias, porque son de centroderecha, pero positiva. Han dado estabilidad a Andalucía. En los últimos días veo que se está contagiando de los nervios del PP.

P. ¿Se plantea adelantar las elecciones autonómicas?

R. Quien tiene que pensar en adelantar elecciones es quien tiene inestabilidad. Andalucía tiene estabilidad, presupuestos y genera confianza.

P.¿Se refiere a que Rajoy debe adelantar elecciones?

R. No, pero si alguien se lo tiene que pensar es quien no tiene estabilidad. El presidente tiene que plantearse si está en condiciones de gobernar este país. Si no puede sacar los presupuestos ni poner sobre la mesa un nuevo sistema de financiación autonómica, no tanto por la aritmética sino por la falta de ánimo o la voluntad, debe pensarlo.

Rajoy tiene que pactar primero con los presidentes la financiación”

P. El 28-F se celebra el Día de Andalucía, ¿qué mejoras ve urgentes del Estado autonómico?

R. El 28-F es la oportunidad de que Andalucía una lo que otros están fracturando. Ahora hay una voluntad real de recentralización de un Gobierno y una derecha que nunca creyó en la autonomía. Hay que revisar el Estado Autonómico para profundizar en él, no para recentralizar competencias. Los Gobiernos autónomos tenemos que pronunciarnos y decidir en las leyes que afectan a nuestras competencias. Hay que regular la Conferencia de Presidentes para que los acuerdos que se tomen sean de obligado cumplimiento, hay que pactar un sistema de financiación que garantice la autonomía.

P. ¿Qué voz debe tener Andalucía en el debate territorial?

R. Cuantitativo y cualitativo. Somos casi nueve millones y somos garantía de igualdad y equilibrio de todos los ciudadanos. Andalucía no quiere ser más que nadie pero no va a permitir ser menos que otros.

P. Han pasado ya nueve meses desde la celebración de las primarias, ¿cómo se encuentra políticamente? ¿Qué lecciones sacó de aquel momento?

R. Estoy contenta porque veo a mi partido defendiendo la España en la que creo, una España unida que defiende la igualdad de los ciudadanos. Me hace feliz ver al PSOE donde tiene que estar.

Mi posición sobre España me pasó factura en las primarias”

P. Pasado el tiempo, ¿qué análisis hace de lo que ocurrió?

R. Aquello fue hace muchísimo tiempo, digo en broma que parece el paleolítico.

P. ¿Cree que fue su posición sobre España la que le pasó factura en las primarias?

R. Es evidente que algo de factura me pasó, pero me da igual, ya no estamos en eso.

P. ¿La política nacional es una etapa cerrada para usted definitivamente o es una opción de futuro aún abierta?

R. Andalucía siempre va a tener una voz en España y yo tengo la responsabilidad de que esa voz se escuche.

P. No saldrá entonces de Andalucía.

R. Yo estoy donde quiero estar, feliz, y que no me busquen en otras cosas.

P. ¿Se siente cómoda en el nuevo modelo de partido que ha aprobado la dirección del PSOE?

El PSOE tiene que presentar un proyecto reconocible”

R. Lo que me interesa de mi partido es que esté a la altura de mi país. El resto tendrá que desarrollar las normas que el congreso apruebe, para eso están los secretarios de organización.

P. ¿Se han cerrado las heridas de las primarias?

R. Yo deseo que sea así y trabajo para que sea así.

P. ¿Usted habría apoyado a Elena Valenciano como líder de los socialistas europeos?

R. A mí me gusta que una mujer socialista española dirija el grupo parlamentario europeo. No conozco cómo han sido las negociaciones, yo conté lo que vi en Bruselas. Y vi mucho reconocimiento, prestigio por parte de Elena dentro de los socialistas europeos y también de fuera.

P. ¿Debería el PSOE negociar con el Gobierno para sacar adelante los Presupuestos?

R. ¿Usted cree que el Gobierno tiene interés de tener un presupuesto? Eso de entrada. En segundo lugar, no me corresponde a mí decirle a Pedro lo que tiene que hacer, ni a la dirección federal. Lo que sí creo es que este país no tiene estabilidad, y Andalucía intenta ayudar para darle esa estabilidad.

No adelantaré elecciones. Andalucía tiene estabilidad”

P. PSOE y PP hablan de la necesidad de un pacto de Estado sobre financiación autonómica, mientras que hay presidentes autonómicos de los dos partidos que subrayan que debe hacerse entre el Gobierno y las autonomías en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. ¿Qué posición tiene usted?

R. Tiene que ser una negociación que el Gobierno de España debe abrir de manera urgente con los Gobiernos autonómicos. Usted no puede sustraerse de la representatividad que tienen los Gobiernos autonómicos, que tienen que gestionar después sus presupuestos. Y después, cuando llegue a las Cortes, es evidente que los partidos políticos tendrán su papel. Pero primero corresponde al Consejo de Política Fiscal y Financiera y a los gobiernos.

P. Las encuestas apuntan a un auge de Ciudadanos. ¿Es ese partido ahora el principal riesgo electoral para el PSOE?

R. ¿Es fruto de la espuma del cava de lo que pasó el 21 de diciembre? Pues vamos a ver, lo veremos en el tiempo. El PSOE tiene que ser la alternativa de Gobierno en España y para eso tiene que presentar un proyecto reconocible, que dé confianza, yo confío en que eso sea así.

P. ¿Y ese proyecto está listo, en pañales, en proceso…?

R. Yo creo que en eso estamos todos, yo cada día que me levanto en Andalucía gobernando de una manera distinta de como lo hace Rajoy en España. Todo este tipo de experiencias también ayudan a que el PSOE sea reconocible como una alternativa de Gobierno.

P. Pero una cosa son los gobiernos autonómicos socialistas y otro que la dirección nacional del PSOE tenga un proyecto para el país, ¿usted lo reconoce?

R. Mire, yo voy a ayudar siempre. Me preguntaba antes la posición del PSOE ante el tema territorial, Cataluña, si estoy contenta de que el PSOE esté en esa posición. Claro, porque es lo que he defendido siempre. Por lo tanto, habrá momentos en los que esté de acuerdo y otros en los que discrepe. Eso forma parte también de la democracia interna de los partidos, nunca hay uniformidad y no se puede confundir unidad con uniformidad.

P. Felipe González ha admitido un sentimiento de orfandad representativa. ¿Comparte ese sentimiento, lo entiende?

R. Cuando Felipe habla yo siempre presto mucha atención, hasta cuando me dice lo que no quiero escuchar, que me lo dice muchas veces.

P. Y en concreto, ¿esta afirmación de González la comparte?

R. Bueno, es que no sé exactamente a qué se refería.

P. Dijo que echaba en falta a un líder que en 20 minutos explique a dónde quiere llevar a España.

R. Sería una insolencia que yo hiciera de comentarista de Felipe González.

P. ¿Usted sí ve un liderazgo con ideas claras para el futuro del país?

R. Uno tiene que saber en cada momento dónde está situado. Yo presenté un proyecto y un equipo a un proceso orgánico que no gané, por lo tanto, cualquier afirmación desde ese momento que haga tiene que ser muy respetuosa, si no estará siempre la tentación de quienes verán que eso es fruto de aquella contienda orgánica que pasó hace muchísimo tiempo. Ahora, cada vez que se defienden las posiciones que yo defendí entonces, me alegro muchísimo.

P. ¿Podemos ha tocado techo?

R. Creo que está en cierta caída libre, porque al final cuando los que dicen ser de izquierdas se acomplejan con el nacionalismo pasan estas cosas. Y ha sido muy evidente que Iglesias le ha hecho el juego a los separatistas en Cataluña. En Andalucía he tenido que escuchar en el Parlamento una defensa cerrada por parte de los dirigentes de Podemos del derecho de autodeterminación. Y cuando la izquierda se acompleja con los nacionalistas siempre pasa esto. La izquierda no puede ser nacionalista, jamás, si el nacionalismo es lo más egoísta que existe. El nacionalismo, además independentista excluyente, es una enfermedad para nuestra democracia, quiere quebrar un proyecto compartido con presente, pasado y futuro. Y yo creo que en mi país, creo que España tiene presente y futuro.

P. La labor de mediación de José Luis Rodríguez Zapatero en Venezuela ha sido criticada por unos y defendida por otros, ¿qué opina de sus gestiones?

R. No las conozco en profundidad. Hay veces también que discrepo y otras que no, le tengo un cariño enorme. Igual que a Felipe. Y sé que tienen posiciones distintas en Venezuela, pero tienen claves que yo no tengo, porque están allí, han tenido conversaciones… Ellos sabrán lo que están defendiendo.

P. ¿Secundará la huelga feminista del 8 de marzo?

R. No puedo hacer huelga porque soy un cargo electo, pero sí voy a hacer un paro simbólico de apoyo a esa huelga. Porque creo en la igualdad, milito en la igualdad, y no es de justicia que hombres y mujeres no cobren lo mismo por el mismo trabajo, no tengan las mismas oportunidades si las mujeres deciden ser madres. No es justo que haya mujeres a las que le arrancan la vida por el mero hecho de ser mujeres… Son tantas las injusticias y tanta la desigualdad que todavía hoy existe y contra la que queremos combatir hombres y mujeres que sí que me voy a sumar de manera convencida a ese paro simbólico.

P. ¿Asistirá a la escuela de Gobierno que ha convocado la dirección del PSOE en marzo?

R. No conozco bien de qué va la escuela. No conozco ni el programa ni sé exactamente qué va a haber en ese momento ni qué tendré yo en Andalucía. Es algo secundario que yo esté o no esté.

“¿La inspección educativa en Cataluña estaba funcionando?”

P. ¿Debe aumentarse la enseñanza en castellano en Cataluña?

R. Este debate, como el de la prisión permanente, los ha sacado el presidente Mariano Rajoy de manera exprés por el nerviosismo que tiene desde el 21 de diciembre, porque no sabe cómo hacerle frente en su espacio de derecha a Ciudadanos. Y en el tema de la lengua, yo siempre creo que los niños cuantos más idiomas aprendan, mejor. En el caso del catalán y el castellano, lo que tienen que hacer las autoridades allí es cumplir la ley y las sentencias. Han pasado muchas cosas en los últimos años, seguro que todos los partidos tendrán responsabilidad, pero, ¿se ha inspeccionado si se estaba cumpliendo la ley? ¿La alta inspección estaba funcionando? Eso es lo que habrá que ver. Y por cierto, me gustaría también que el mismo respeto que yo muestro existiera a un acento, el andaluz. Acento que algunos han querido equiparar a la incultura, a la vulgaridad, al menor nivel intelectual, y a una tierra más indolente y más atrasada.

P. ¿Qué solución ve a la crisis catalana?

R. Lo primero, que la ley hay que cumplirla. El Estado de derecho tiene que ser el marco donde se tomen todas las decisiones en Cataluña. El Parlament tiene que actuar dentro de esa legalidad y ese marco constitucional. Imagino que todo este sainete terminará cuanto antes con un Gobierno. Yo quiero que ese Gobierno cumpla con la ley, se sume al diálogo y entre todos alcancemos una reforma constitucional que permita el encaje no de Cataluña, de todos los territorios, y la igualdad de todos los ciudadanos.