Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Así sacaron del Congreso la fotografía del 23-F

El fotógrafo Manuel Pérez Barriopedro narró su gesta en la película documental 'EL PAÍS con la Constitución'

Ya se habían oído tiros en el Congreso de los Diputados. En aquel 23 de febrero de 1981, los diputados permanecían cautivos en el asalto de la Guardia Civil al hemiciclo liderado por el teniente coronel Antonio Tejero. Los redactores de papel y los invitados ya se habían marchado y la tribuna de prensa estaba vacía. Uno de los fotógrafos le preguntó a un agente que paseaba por la zona qué hacían allí. Los golpistas optaron por desalojarlos también.

"Nos hicieron bajar a todos los fotógrafos dentro del hemiciclo", cuenta Marisa Flórez, fotógrafa de EL PAÍS aquel día. Tras obligares a dejar las cámaras en el suelo, les requisaron los carretes. Manuel Pérez Barriopedro, fotógrafo de EFE, obedeció a medias. Mientras caminaba al exterior del Congreso llevaba oculto consigo uno de sus carretes. "Mi temor era que al pasar por un arco de seguridad por la salida, que aquello sonase. Era metálico", contaba en la película-documental EL PAÍS con la Constitución (2016).

Tras el susto inicial, la posterior espera tensa y la ansiedad en la salida a causa de su atrevimiento, llegó el momento de la verdad para Barriopedro: "La responsabilidad de lo que yo había hecho la quería tener yo. Entonces, me metí en el cuarto oscuro a revelar ese carrete. Y la verdad es que durante esos seis minutos que tardó en revelarse me comí las uñas". Pero su órdago acabó en éxito: "Cuando ves la secuencia, te quedas sorprendido de cómo es posible que haya diez fotos que están movidas, que están con la cabeza cortada... Pero hay una que está perfectamente tomada. Tiene luz, tiene encuadre. Tiene absolutamente todo".

La fotografía acabó siendo la que inmortalizó el mayor reto al que se ha enfrentado la democracia actual. Además, le sirvió a Barriopedro para hacerse con el premio World Press Photo de 1981. "Sentí una sana envidia. Bueno, no sé si sana. Una envidia terrible de no haber podido sacar yo también mis fotos. Pero fue una suerte que Barriopedro y Manolo Hernández de León tuvieran esa osadía y sexto sentido", reconoce Flórez en el documental.

Más información