Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos extiende su batalla al PNV

Los socios del PP para aprobar los presupuestos pasan de los reproches al insulto

Aitor Esteban (PNV) interviene en el Congreso, con los diputados de Ciudadanos al fondo. En vídeo, sus declaraciones posteriores.

El sudoku del Gobierno para aprobar los Presupuestos Generales del Estado se desdibuja a medida que se acerca el plazo límite autoimpuesto por Cristóbal Montoro para sacar adelante las cuentas de este año. La tensión entre PNV y Ciudadanos, los socios que el PP encontró en 2017, se ha multiplicado en las últimas jornadas. Ambas formaciones se han intercambiado reproches e insultos, que se han intensificado este jueves. Los peneuvistas han definido como "talibanes" a los integrantes del partido de Albert Rivera; quienes, en plena batalla ya con los populares desde el 21-D, han calificado de "supremacistas" a los nacionalistas vascos.

"Los de Sabino Arana y los del cuponazo vasco dicen que el mayor problema de España es Ciudadanos. Para mí, el problema es el supremacismo, la insolidaridad y la voluntad de ruptura de los políticos nacionalistas", ha afirmado el presidente de Ciudadanos. Estas palabras las pronunciaba apenas unas horas después de que Andoni Ortuzar, líder del PNV, haya asegurado en una entrevista radiofónica que "el mayor problema que tiene hoy en día la política española es de color naranja y se llama Ciudadanos". "Nosotros somos un partido resistente cuando hace falta, y también sabríamos amoldarnos a una mayoría de Ciudadanos. El asunto es: ¿para esa España que hay que construir entre todos y que hay que hacerla de forma participada, es bueno gente tan talibán como esta para dirigirla? Yo creo que no", ha añadido el dirigente vasco.

Unas declaraciones muy duras que no han sorprendido en las filas de la formación encabezada por Rivera. La dirección de la cuarta fuerza parlamentaria considera que los nacionalistas los ven ahora, tras la victoria en los comicios catalanes, como su "principal amenaza". "Nosotros defendemos la igualdad de todos los españoles y un modelo de financiación justo para todos, no solo par a unos pocos", dice el presidente de Ciudadanos, que apuesta por poner "fin a los privilegios" de Euskadi.

La tensión entre ambos partidos comenzó a crecer a principios de esta semana. Inés Arrimadas, portavoz de la ejecutiva de Rivera, arremetió contra el PNV por incluir el derecho a decidir en su propuesta de reforma del Estatuto. La líder de la oposición en Cataluña bautizó la propuesta como el "plan Ibarretxe 2" y recalcó que se enmarca en los intentos actuales del PP de "contentar" a los peneuvistas. El martes, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, calificó a Ciudadanos de "partido incendiario" por presentar una proposición de ley para prohibir que el conocimiento de las lenguas cooficiales sea un "requisito" para acceder a un puesto público. Y Ortuzar ha vuelto a la carga este jueves.

En opinión del presidente del PNV, más que Macron, el señor Albert Rivera "es Berlusconi, con su populismo atroz", que hace política a golpe de encuesta y según el titular que sale en los periódicos o con el que abran las radios y las televisiones por la mañana. "Y esa no es la mejor manera de construir un país", le ha reprochado Ortuzar. En cualquier caso, el dirigente vasco ha explicado que está dispuesto a hablar con Rivera. "Quiero pensar que una gran parte de las posiciones que tiene respecto al País Vasco son fruto del desconocimiento, de la falta de información objetiva y datos ciertos. Si no, es difícil entender que se pueda tener tal enconamiento y ensañamiento, y que pueda utilizar de una forma tan manipuladora la situación política vasca", ha indicado.