Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hombres jóvenes tienen menos riesgo de accidentes de tráfico que las mujeres

Entre los menores de 36 años son menos las probabilidades de sufrir un siniestro grave que entre las menores, aunque por poca diferencia

Los jóvenes tienen más probabilidades de sufrir un accidente de tráfico con muertos o heridos que los conductores en general, pero, entre ellos, los hombres se enfrentan a un riesgo algo menor que las mujeres. Aunque la diferencia entre sexos sea pequeña, hay matices por provincias. Analizando todos los siniestros graves, un estudio publicado por la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA) ha determinado en qué medida los jóvenes de entre 18 y 35 años se ven más involucrados en accidentes que el conjunto de los conductores de su provincia.

El estudio ha puntuado de 0 a 10 al conjunto de los conductores jóvenes de cada territorio, y, por separado, a los hombres y a las mujeres. Por encima de cinco están aquellos con menos riesgo de sufrir accidentes con respecto a los conductores en general. Por debajo de esa nota, están los que más probabilidades tienen. Los jóvenes, en general, no salen bien parados. Por sexos, solo las mujeres de menos de 36 años en cinco provincias poco pobladas (Soria, Cuenca, Segovia, Teruel y Huesca) tienen menos probabilidades de un accidente grave que los conductores de cualquier edad. Entre los hombres, obtienen el mismo resultado solo los de Segovia, Soria, Ciudad Real, Ávila y Cuenca.

En el otro extremo, los jóvenes de ambos sexos de Melilla, Ceuta, Las Palmas, Cádiz y Sevilla arrojan los peores resultados: en proporción sufren tantos siniestros por encima de la población en general que no llegan ni a los dos puntos.

En solo cinco provincias las jóvenes tienen menos riesgo de accidente que los conductores en general

En el mapa de provincias, hay más territorios en que las automovilistas logran un mejor resultado que los hombres. Sin embargo, entre las más pobladas, suelen salir mejor parados los conductores. El estudio revela también que en las zonas con población dispersa y mayores trayectos en vías secundarias se producen más accidentes graves. Ya sin distinguir por el sexo del conductor, en general suelen ocurrir más siniestros leves (aquellos que no implican ni heridos ni muertos) en las provincias donde están las mayores ciudades de España.

El análisis también ha calculado en qué medida ser joven y tener carné desde hace poco tiempo implica un mayor riesgo de sufrir un accidente grave que un conductor de cualquier edad y con más de diez años de permiso. La probabilidad es mucho mayor, en especial, para los jóvenes que manejan ciclomotores desde hace menos de un año: 6,7 veces más que las de un experimentado conductor de cualquier vehículo. También en este ámbito, la veteranía es un grado: esa siniestralidad potencial se va reduciendo conforme se ganan años al manillar o al volante.

Más información