Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital de Antequera, denunciado por desatender cinco horas a un hombre que sufrió un ictus

El paciente, que entró por el servicio de urgencias, tiene afectado todo el hemisferio derecho del cerebro

Imagen del Hospital Regional de Málaga.
Imagen del Hospital Regional de Málaga. EFE

La asociación El defensor del paciente de Málaga ha presentado una denuncia en el juzgado de guardia de Antequera después de que un hombre que sufrió un ictus cerebral pasara supuestamente cinco horas desatendido en el área de Urgencias del hospital de este municipio malagueño. El enfermo se encuentra ahora ingresado en el Hospital Regional de Málaga, con la totalidad del hemisferio derecho del cerebro afectado. La Delegación de Salud de Málaga asegura que ni por los síntomas del paciente cuando llegó ni por los resultados de las pruebas se podía prever lo ocurrido. 

El hombre está “en coma inducido y a la espera de evolución", según asegura el abogado Francisco Damián Vázquez, que firma la denuncia e informa de que la familia le ha comunicado que el personal del área de Urgencias justificó la falta de atención en que habían llamado al paciente por megafonía y no acudió. El escrito, presentado ante el juzgado, incluye el nombre de dos supuestos testigos, usuarios de Urgencias del Hospital de Antequera, que habrían visto al hombre en la sala de espera “inmóvil”, aparentemente “dormido”.

Los hechos ocurrieron el pasado 11 de enero. El afectado, de 44 años, se sintió mal en el trabajo, por la mañana. Tenía dolor de cabeza y parecía “desorientado” porque al coger el teléfono “no coordinaba adecuadamente los movimientos”, se lee en la denuncia, donde se detalla que se acercó a una farmacia. Ahí comprobó que tenía la tensión muy alta, por lo que un compañero lo acompañó al hospital comarcal. El registro de entrada indica que fue atendido a las 12.07, cuando el personal de Urgencias le hizo el triaje. Un doctor solicitó una analítica de sangre y un EKG (electrocardiograma). El paciente pasó entonces a la sala de espera e intercambió un mensaje con su jefe a las 12.30. A partir de ahí, no atendió más llamadas.

De hecho, fue el jefe quien alertó a una hermana de este hombre porque no lograba contactar con él. Esto sucedió sobre las 16.28. Un cuarto de hora más tarde, ese familiar llamó al hospital, donde le dijeron que el paciente se había marchado “sin avisar”. Extrañados por la situación, cuatro personas del entorno del enfermo se personaron en el centro hospitalario. Eran las 17.45 y ya lo estaban atendiendo.

La Delegación de Salud de Málaga ha subrayado que ni por los síntomas que presentaba el paciente cuando llegó ni por los resultados de las pruebas que se le realizaron, hicieron "prever que pudiera sufrir un accidente cerebro vascular". No obstante, la Comisión de Seguridad del centro está recabando toda la información clínica y los datos ofrecidos por los profesionales sanitarios sobre el caso para seguir analizándolo "con mayor profundidad"."La atención recibida en cada momento se ha ajustado a la situación clínica que presentaba" el enfermo, tanto en el momento de su llegada como tras la primera consulta médica, todo ello "en los primeros 20 minutos" desde que acude por su propio pie al hospital, ha subrayado Salud en un comunicado.

En la denuncia se aporta el nombre de otro paciente que fue quien supuestamente avisó a un celador, a las 17.30, porque le pareció sospechoso que la víctima estuviera tanto tiempo inmóvil. Tras evaluar al paciente, se decidió su traslado al Hospital Regional de Málaga, donde fue intervenido quirúrgicamente esa misma noche. Una doctora del centro de Antequera confirmó a la familia que el paciente “llevaba varias horas infartado cerebralmente por un ictus”. “Consideramos que existe una falta de vigilancia y control adecuado de los pacientes en el servicio de Urgencias del Hospital de Antequera”, concluye la denuncia, que se presenta por si los hechos fueran constitutivos de un presunto delito de imprudencia profesional médica.

Esto ocurre después de que el pasado diciembre la policía abriera una investigación en el Hospital de Úbeda, también gestionado por el Servicio Andaluz de Salud, donde una mujer falleció en urgencias tras pasar 12 horas desatendida por una supuesta descoordinación en el protocolo de atención de la paciente.

Más información