Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González no se siente representado: “Es difícil identificar un proyecto de España”

El expresidente del Gobierno cree que el delito de rebelión en los líderes independentistas "es difícilmente probable"

Felipe González, en una imagen de archivo. En el vídeo Felipe González durante una entrevista en la cadena SER.

Felipe González no se siente representado en ningún proyecto para España. El expresidente del Gobierno confiesa "un cierto sentimiento de orfandad representativa" por la ausencia de un liderazgo político que tenga claro un programa de reformas para afrontar los principales desafíos del país. "Mi impresión es que no sabemos qué queremos hacer con España", ha lamentado el exmandatario socialista en una entrevista en la Cadena Ser, en la que ha reconocido que hace mucho tiempo que no habla con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, mientras sí ha conversado en alguna ocasión con Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. González siente la falta de liderazgo, "de que alguien diga en 20 minutos a dónde quiere llevar a España en los próximos años".

"Es difícil identificar un proyecto de España", se queja el expresidente socialista. Un proyecto que afronte los desafíos y las reformas que necesita el país, desde la constitucional, "sin ningún temor" —y para reformar el Título VIII "sin ninguna duda"— hasta la dignificación del trabajo, las pensiones o la educación. "La única aportación que hemos hecho para superar la crisis ha sido la precarización y la devaluación salarial", reflexiona González.

Echa en falta ese proyecto también el presidente socialista ante el conflicto separatista catalán. "¿Hay un proyecto de España que de verdad sea ilusionante para el conjunto de los españoles y atractivo para los catalanes en su conjunto, sean o no separatistas?" ¿O de verdad está [España] ausente de sí misma?", se ha preguntado el expresidente del Gobierno. No ve González ni política interior ni exterior, porque España apenas tiene presencia en Europa, con un mayor papel de Portugal, ni en América Latina. 

Falla el proyecto y el liderazgo, en opinión del exmandatario, que no ve a Mariano Rajoy capaz de hacer reformas, pero tampoco ha expresado mejor opinión del líder de su partido, Pedro Sánchez, de quien ha evitado pronunciarse con el argumento de que ha decidido tomarse un "año sabático del PSOE", tras la victoria de este en las primarias en las que González apoyó a su rival, Susana Díaz.

El expresidente habría preferido que la política hubiere evitado la vía penal para el conflicto separatista catalán, pero opina que, si bien "se dan todas las condiciones" para que los líderes independentistas sean condenados por un delito de sedición y "es muy evidente" que puedan ser encausados por malversación de fondos, no cree que puedan ser procesados por rebelión. "Creo que la rebelión es un delito difícilmente probable", ha apuntado González, incómodo también ante la prisión preventiva de varios de estos dirigentes.

No obsta esa interpretación jurídica para que el mandatario socialista sea muy crítico con el independentismo catalán, en el que observa rasgos de "supremacismo" y al que pide que cumpla la legalidad española y catalana en la investidura del president, obviando la posibilidad de una elección telemática.  "No parece una señal seria que estén inventándose la posibilidad de una investidura que no existe en nuestro ordenamiento jurídico ni en el mundo, ¡es una broma! ¿Podríamos proponer que un elefante fuera presidente? Porque no lo impide el reglamento!", ha interpelado.

Más información