Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy pide combatir el populismo y el secesionismo en España y en Europa

El presidente espera que haya "pronto" un Gobierno en Cataluña para impulsar la economía

Mariano Rajoy, antes de su intervención en el Spain Investors Day.

Mariano Rajoy ha perdido este martes "combatir" el secesionismo y el populismo en España y en Europa durante el discurso de apertura del Spain Investors Day, organizado por Estudio de Comunicación con la colaboración de BNP Paribas y Exane BNP Paribas, y el patrocinio, entre otros, de PRISA, sociedad editora de EL PAÍS. Rodeado de representantes de empresas españolas cotizadas y fondos internacionales, el presidente ha asegurado que "la única sombra" que se cierne sobre el crecimiento de la economía es la que provoca el independentismo catalán, por lo que espera que en Cataluña se forme "pronto un gobierno que acate la Constitución y el estado de derecho" para alejar esa incertidumbre. Además, ha defendido la aplicación del artículo 155 de la Constitución como "una respuesta legal, democrática y políticamente intachable a la declaración de independencia" del expresident Carles Puigdemont. Y ha fijado como objetivo prioritario de su Gobierno la aprobación de los Presupuestos de 2018.

"En España, como saben, en los últimos tiempos hemos asistido a la puesta en duda de estos principios básicos de nuestra democracia por parte del secesionismo, una forma más de populismo entre las muchas que están apareciendo en Europa", ha explicado Rajoy. "No hay que olvidar que el objetivo de cualquiera de estas formas de populismo es poner en cuestión proyectos políticos, sean estos en España o en la Unión Europea, que han permitido garantizar la paz, la prosperidad, la democracia, y los derechos de los ciudadanos, únicamente para hacer prevalecer los derechos de unos pocos", ha descrito. Y ha pedido: "Debemos por lo tanto combatirlos desde la legalidad y la razón".

En sus previsiones remitidas a Bruselas en octubre, el Gobierno apuntaba que la economía española crecería un 2,3% en 2018, lastrada por las tensiones políticas en Cataluña. Rajoy ha sostenido que "la incertidumbre política en Cataluña supone un reto para España, sus instituciones y también la economía". No obstante, ha argumentado el presidente, "si en Cataluña se forma pronto un Gobierno que acate la Constitución", el crecimiento podría ser "muy superior". 

Acumulación de desequilibrios

Así, el presidente ha incidido en que el PIB cerrará 2017 en el 3,1% previsto y que este año se podría crecer a un ritmo similar por cuarto año consecutivo siempre que se estabilice la situación en Cataluña. Rajoy ha destacado que se han recuperado dos tercios del empleo perdido durante la crisis y que aún hacen falta dos años más creando medio millón de puestos de trabajo para alcanzar el objetivo de que haya 20 millones de españoles trabajando en 2020. 

Además, ha señalado como un factor importante la incorporación paulatina al crecimiento del sector de la construcción en 2017. "Lo está haciendo sin desequilibrios y permitirá crear empleo", ha explicado.

Una vez más, Rajoy ha insistido en que la crisis fue el resultado de la acumulación de desequilibrios basados en un endeudamiento descomunal con el exterior y que ahora se combina por primera vez en España un crecimiento robusto con un superávit frente al exterior. Siempre que se mantenga la estabilidad, eso podría permitir "la mayor fase expansiva de crecimiento en la historia de España", ha asegurado en presencia de los fondos internacionales. En su opinión, para lograr eso "hay que continuar con la estabilidad presupuestaria y las reformas a pesar de un entorno político más complicado en esta legislatura que en la pasada". 

Durante su intervención, el presidente ha recalcado que su Gobierno ya está "trabajando en los Presupuestos". Los 137 escaños del PP no son suficientes por sí solos para aprobar las cuentas públicas. Así, para aprobar los Presupuestos en 2017, la formación de Rajoy tuvo que llegar a acuerdos con Ciudadanos (32), PNV (5), Coalición Canaria (1) y Nueva Canarias (1). Los negociadores del Ejecutivo aspiran a repetir ahora esa suma, y ya habían alcanzado un principio de acuerdo con Ciudadanos. Sin embargo, el pacto está lejos de concretarse. Primero, porque el PNV no quiere siquiera abrir conversaciones oficiales mientras el artículo 155 siga vigente en Cataluña. Y segundo, porque ahora Rivera exige la dimisión de la senadora Pilar Barreiro, imputada por cinco presuntos delitos vinculados en el caso Púnica.