Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España quiere empezar a negociar con Londres sobre Gibraltar cuanto antes

El ministro de Exteriores comunica a los alcaldes de la zona su voluntad de mantener el estatus de los 10.000 trabajadores que cruzan a diario la frontera

Vista de la "verja" de Gibraltar.
Vista de la "verja" de Gibraltar. EFE

El Gobierno español quiere empezar a negociar con el Ejecutivo del Reino Unido la situación futura de Gibraltar cuanto antes. Eso sí, a ser posible de la forma más discreta y menos conflictiva posible para no enturbiar el modelo de vida de los habitantes de los diferentes Ayuntamientos del Campo de Gibraltar. Las negociaciones podrían comenzar, a niveles ministeriales y sin implicar aún ni al presidente Mariano Rajoy ni a la primera ministra británica Theresa May, a comienzos de 2018 con la idea de ir avanzando en la solución de problemas concretos antes de que llegue la fecha de salida del Reino Unido de la Unión Europea, fijada para el 29 de marzo de 2019. El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, les ratificó este miércoles a los alcaldes españoles de la zona la voluntad del Ejecutivo español de mantener el statu quo de los vecinos, especialmente con relación a las facilidades actuales para cruzar la frontera.

El ministro consideró lógico y normal que el Gobierno español quiera avanzar en las conversaciones bilaterales con el británico sobre todos los aspectos que supondrá el Brexit para la zona de Gibraltar, casi al mismo tiempo que se concreta en Bruselas la retirada del Reino Unido de la Unión Europea durante el denominado periodo transitorio hasta su salida definitiva. La idea es llegar a la llamada fecha del corte, es decir, el 29 de marzo de 2019, con algunos asuntos resueltos o lo mejor encaminados posible para que los perjuicios sean los mínimos. Esa fue la filosofía que se destiló tras la reunión del ministro Dastis en Madrid con los siete alcaldes de los municipios del área metropolitana de la Bahía de Algeciras: Algeciras, La Línea, Tarifa, Castellar, Jimena, Los Barrios y San Roque. A la cita también acudieron el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y el presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, Luis Ángel Fernández.

El alcalde de la Línea, Juan Franco, responsable del municipio más afectado por todo lo que sucede alrededor de Gibraltar, avanzó por su parte que esas conversaciones ministeriales podrían impulsarse a partir de enero y aunque admitió que el encuentro de este miércoles era solo informativo, sí aclaró cuál es la prioridad para su Ayuntamiento y para la zona: que no cambie nada con respecto a la verja o la frontera y sobre los 10.000 trabajadores llamados transfronterizos que la cruzan a diario. Franco relató una catarata de datos económicos y sociales sobre cómo se está notando ya el Brexit en un área de por sí muy deprimida y que tiene uno de los índices de paro mayores de España con el 34% de su población desempleada.

El regidor insistió en que desde el momento en que salió adelante el referéndum del Brexit, se notó una bajada del consumo, entre otras razones, por la devaluación de la libra frente al euro. Muchos de los trabajadores del Campo de Gibraltar cobran en libras y tienen que pagar sus necesidades en euros. Una veintena de comercios de La Línea han puesto en marcha una iniciativa para empezar a cobrar en libras y han aumentado sus ingresos un 6%, reseñó el edil a modo de ejemplo.

Las consecuencias económicas del Brexit en Gibraltar

J. C., Madrid

El Ayuntamiento de La Línea de la Concepción, el más cercano y directamente afectado a cualquier variación en el funcionamiento de las relaciones de España con Gibraltar, encargó nada más salir adelante el sí al Brexit en el referéndum convocado el 23 de junio de 2016 un informe de incidencias sobre esa decisión para toda la zona. Y concluye con una cifra de repercusión que llega a los 700 millones de euros.

El primer apartado registrado es el turístico. Un total de 10.171.733 turistas visitaron en 2015 Gibraltar y el 95% lo hicieron a través del paso terreste de La Línea. Ese municipio solo registró ese año la llegada de 3.624 turistas. Gibraltar, por su parte, constata que llegaron al Peñón ese ejercicio 2.428.115 vehículos, a razón de 6.744 diarios. Según las estadísticas gibraltareñas, los españoles gastaron en la Roca un total de 160.339.000 libras. En el capítulo de relaciones comerciales, según los datos de la Cámara de Comercio de Gibraltar y la Oficina de Estadísticade Gibraltar, las importaciones provenientes de España fueron el 30% del total, ascendiendo a 380.890.000 libras, con un efecto directo en el PIB de 11.639.000 libras para la economía española.

La principal preocupación para los alcaldes de la zona de Gibraltar es la incidencia del Brexit sobre el empleo porque llueve sobre terreno anegado. "El contexto del paro a uno y otro lado de la frontera se caracteriza por la disparidad existente, La Línea marcando récords nacionales en la tasa de paro del país con cerca del 35 %, y Gibraltar con un a cifra de desempleo según The Statistics Office of Gibraltar de sólo el 1%". La oferta de empleo existente  Gibraltar es fundamental para la población de La Línea, ya que la Roca cuenta con 24.422 puestos directos de trabajo directos y una población total de 33.140 personas. "Debido a que la población activa residente en Gibraltar no puede cubrir la oferta laboral, el gobierno se ve obligado a recurrir a trabajadores de otras nacionalidades, siendo España el principal beneficiario aportando el 21% de los trabajadores en el Peñón", detalla el informe.

Existen 13.431 trabajadores que no son gibraltareños, de éstos, el Informe Fletcher estima que 9.424 son trabajadores transfronterizos, es decir, que no tienen residencia en Gibraltar. De estos, 8.130 trabajan a jornada completa y 1.294 a tiempo parcial, y si asumimos que dos trabajadores a tiempo parcial equivale a uno a jornada completa, se les imputa unos ingresos totales de 207.250.000 libras anuales.

Las estadísticas oficiales nos dicen que el 50% de los trabajadores transfronterizos son españoles, con residencia en España, por lo que los ingresos de estos trabajadores repercutan en la economía española, estimándose esta cantidad en 102.569.000 libras anuales. Teniendo en cuenta los patrones de gastos de los andaluces, se puede decir que en la economía a niv el comarcal se consumen 65.723.000 libras (vivienda, materias, primas, transporte), y 36.846.000 libras repercuten al resto de España.

Haciendo el mismo estudio con los trabajadores transfronterizos no españoles,teniendo en cuenta el patrón de gastos y que un 20% de sus ingresos van a su país de origen, se estima que éstos aportan 83.745.000 libras anuales, siendo 53.662.000 libras a la economía comarcal, y 30.083.000 libras al resto de España.

Los gibraltareños gastan al año en España 135 millones de euros (72,7 en bienes de consumo y 62,4 en segundas viviendas.

l

El propio resultado del referéndum dando el sí a la salida de Reino Unido de la Unión Europea ya deja efectos negativos en la economía local de La Línea de la Concepción, según un informe de incidencias encargado por el Ayuntamiento de La Línea. Ese trabajo se destaca que esos trabajadores transfronterizos aportan anualmente en concepto de sueldos la cantidad de 97,5 millones de euros. El efecto del Brexit ha hecho también, según ese estudio, que la libra baje en torno a un 16% con respecto al euro, por lo que según ha informado la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de La Línea (Apymell), en La Línea de la Concepción dejarán de circular enunperíodo de unaño 15,6 millones de eurosa causa dela depreciación de la moneda británica, suponiendo dicha cuantía 1,3millones de eurosmenos todos los meses.

El ministro Dastis quiso ser mucho menos concreto y sí mucho más diplomático. La situación política de Theresa May en el Reino Unido no es fácil tras un acuerdo con la UE que ha sido difícil y costoso. Dastis no quiere causar más molestias ni conflictos. Algunos medios británicos ya han reseñado precisamente estos días que la UE está presionando al Reino Unido para encontrar una solución sobre Gibraltar cuanto antes y también para este denominado periodo transitorio. Dastis llegó a comentar este miércoles ante la prensa, tras la reunión con los alcaldes, que el escenario futuro sobre Gibraltar y sobre las negociaciones directas con el Reino Unido no es "ni fácil ni claro" aunque sí quiso observar una "ánimo constructivo y voluntad decidida" de ambas partes para encontrar salidas útiles para los ciudadanos y para las empresas afectadas.

El derecho de España a vetar cualquier acuerdo posterior al Brexit sobre Gibraltar está reflej,ado en las directrices de negociación que se acordaron por parte de la UE el 27 en abril de 2017 y según ha recordado el propio negociador europeo, Michel Barnier, esa prerrogativa se “reproduce” para la fase de transición que se abre hasta la salida final. “Todos conocemos las condiciones del acuerdo de retirada y vamos a reproducir con precisión en esta directiva de negociación el párrafo 24 de las directrices de abril que evoca la situación de Gibraltar”, remarcó Barnier desde Bruselas sobre cuáles serán los principios sobre los que se partirá para la segunda etapa de esta negociación.

Pero el futuro del Brexit y de sus derivadas es todo menos nítido. El primer territorio confuso es precisamente sobre ese periodo transitorio, que ahora parece que la UE propone cerrar en diciembre de 2020. Los alcaldes del Campo de Gibraltar reclaman que todo lo que se hable y resuelva para ese tránsito afecte también a los trabajadores transfronterizos. El ministro Dastis se limitó a señalar que ese será uno de los puntos a abordar en las conversaciones con el Reino Unido dentro del estatuto futuro de Gibraltar. Por ahora Gibraltar se verá afectado por todas las condiciones que se incluyan en el acuerdo de retirada que la UE tiene que cuadrar con el Reino Unido, en la segunda fase de la negociación que arrancará en enero y una vez que los 27 socios que permanecen en el club europeo han decidido que sí se han producido avances suficientes para pasar a otra etapa.

Más información