Sánchez defiende que el bloque constitucionalista llegue a acuerdos

El líder del PSOE, sobre los indultos: "No se puede plantear ninguna posición política" a los jueces

El PSOE seguirá dos premisas en su política de pactos tras las elecciones catalanas: que la Generalitat esté dirigida por un presidente no independentista y que se pongan en marcha políticas progresistas. Con esas dos condiciones, fijadas este martes por Pedro Sánchez, los socialistas se abren a permitir la investidura de Inés Arrimadas, candidata de Ciudadanos, en caso de que superara al PSC, aunque defienden que solo Miquel Iceta puede aunar el apoyo de los comunes. El líder del PSOE cree que, si los constitucionalistas suman, no pueden renunciar a un acuerdo.

Pedro Sánchez en el acto central de campaña de las juventudes de los socialistas.
Pedro Sánchez en el acto central de campaña de las juventudes de los socialistas.Andreu Dalmau (EFE)

Los socialistas confían en recortar distancias con Ciudadanos en estas últimas horas previas a las elecciones de mañana y que Miquel Iceta logre un resultado que, aunque no supere al de Inés Arrimadas —una posibilidad que se reconoce como difícil en la cúpula socialista—, se acerque tanto que le legitime para intentar ser investido president.El candidato del PSC expuso este martes, último día de campaña electoral, cuál es su voluntad: lograr una “investidura transversal” (como la que intentó, sin éxito, Pedro Sánchez para llegar a La Moncloa en 2016) con el apoyo de Ciudadanos, el PP y Catalunya en Comú-Podem. El PSC y el PSOE coinciden en que Iceta es el único candidato no independentista que puede aunar un amplio consenso, pero al mismo tiempo son conscientes de que, si los secesionistas no logran la mayoría absoluta, ellos estarán obligados a facilitar cualquier acuerdo entre los constitucionalistas.

“Obligados” es precisamente la expresión que utilizó motu proprio Pedro Sánchez en una entrevista en la cadena SER. “Si hay una mayoría parlamentaria alternativa al independentismo, es de obligado cumplimiento que nos pongamos todos de acuerdo para que haya un Gobierno diferente en Cataluña”, manifestó el líder del PSOE.

Más información
El secesionismo recurre a falsas promesas para sustentar su campaña
Así es la predicción final de las encuestas en Cataluña
Arrimadas busca “independientes”

Esta reflexión de impedir en todo caso tanto un presidente independentista como la repetición electoral supone no bloquear cualquier otra formación de Gobierno constitucionalista, aunque sea presidida por Inés Arrimadas. Ahora bien, la decisión de los socialistas estará marcada por la distancia entre el resultado de Ciudadanos y el PSC. Si esta es muy amplia y rotunda a favor de Arrimadas, el PSC no tendrá más remedio que apoyar su investidura, creen en el PSOE, aunque correspondería a la candidata de Ciudadanos la tarea de hacerla viable consiguiendo otros apoyos, y el partido de Ada Colau ha manifestado con rotundidad que no la respaldará. Pero, si la diferencia entre el resultado de Arrimadas y el de Iceta es reducida, la intención del PSC es ir adelante con la investidura de su candidato, aunque quede por detrás, y el PSOE está de acuerdo con esta pretensión. Iceta intentaría llegar a la presidencia de la Generalitat pero nunca reeditando un tripartito con ERC y los comunes, algo a lo que se ha comprometido el candidato del PSC durante toda la campaña.

En todo caso, será el PSC (que es un partido diferente al PSOE, aunque hermanado con él) el que decida los pactos postelectorales en Cataluña, si bien las direcciones de ambas formaciones han afirmado que consensuarán cualquier decisión.

A falta de dos días para que los catalanes depositen su voto en las urnas, Sánchez cambió ayer el paso respecto de su negativa a investir a Arrimadas expresada antes del comienzo de la campaña, a finales de noviembre. Entonces argumentó que el “espacio de la convivencia” en Cataluña no está tampoco “a la derecha del PP”, donde situó a Ciudadanos, y dijo que los socialistas no apoyarían ni a independentistas ni formulaciones de Gobierno conservadoras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Otro argumento más utilizó Miquel Iceta para descartar el apoyo a Arrimadas en la entrevista en EL PAÍS el pasado domingo. El presidenciable del PSC razonó que el proyecto de Ciudadanos no es la solución para la próxima etapa porque no tiene el grado de transversalidad necesario para “restañar las heridas” en la política catalana. Este martes, Iceta insistió en la misma idea en un desayuno informativo. Dijo que Ciudadanos y el PP “pueden contribuir al cambio” haciéndole presidente a él, “pero no son el cambio” por sus posiciones “inmovilistas” en contra del autogobierno catalán o la mejora del autogobierno. El PSOE y el PSC siguen creyendo que Ciudadanos no es la solución para el problema de convivencia en Cataluña. “A los que defienden una sola idea en Cataluña no basta con combatirles con la idea contraria”, dijo Sánchez, que cree que la tarea principal del próximo president será “unir lo que el secesionismo ha quebrado”.

La idea fuerza de la estrategia electoral del PSC es que Iceta es el único que no sufre los vetos de ninguna de las otras cuatro formaciones no independentistas y que puede romper los bloques en los que se ha dividido la política y la sociedad catalanas. A esa idea se aferran con la esperanza de que los votantes hagan la misma reflexión y prefieran su papeleta frente a la firmeza antiindependentista de Ciudadanos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS