Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno creará un centro de operaciones frente a los ciberataques

La puesta en marcha del COS, que tendrá medio centenar de técnicos informáticos, costará 16 millones

Soraya Sáenz de Santamaría conversa con el director del CNI, Félix Roldán.

El Gobierno pondrá en marcha en el primer semestre de 2018 un Centro de Operaciones de Seguridad (COS) para hacer “aún más eficaz” la protección de las redes informáticas de la Administración General del Estado frente a los ciberataques. Así lo ha anunciado este miércoles la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en la inauguración de las XI jornadas de ciberseguridad organizadas por el Centro Criptológico Nacional (CCN) en Madrid.

Luis Jiménez, máximo responsable del CCN, ha explicado que el nuevo centro de operaciones actuará como un “controlador del ciberespacio”, 24 horas al día y siete días a la semana, a semejanza de los controladores aéreos, mientras que el organismo que él dirige se encargará de dar respuesta a los incidentes que se produzcan en función de su gravedad.

El coste de la puesta en marcha del COS, que dependerá de la Secretaría General de la Administración Digital, en el Ministerio de Hacienda, se estima en unos 16 millones de euros, a los que hay que sumar unos dos millones anuales para su funcionamiento. Una vez que esté plenamente operativo, su plantilla rondará el medio centenar de técnicos. Gran parte de las 156 sondas que ha instalado el CCN en las redes de las administraciones para alertar de incidentes pasarán al COS.

En su intervención ante casi 2.000 expertos de la Administración, la universidad y el sector privado, Santamaría ha asegurado que España figura en el número 20 de un índice de ciberseguridad que incluye a 193 países, pero ha advertido de que ”nadie está a salvo” y ha recordado que este año acabará con más de 26.000 incidentes informáticos, un 25% más que el año pasado, según el CCN.

La vicepresidenta ha pintado un panorama inquietante de “webs atacadas, incursiones pidiendo rescate [por el secuestro de información], informaciones falsas que pueden poner en jaque la estabilidad de gobiernos y economías de muchos países y sospechas de injerencias en elecciones democráticas”, sin aludir a ningún caso concreto.

Posteriormente, en declaraciones a los medios de comunicación, Santamaría ha asegurado que el Gobierno está haciendo un trabajo “muy intenso” de cara a las elecciones catalanas del 21 de diciembre para anticiparse “a los problemas que puedan surgir” y armarse “ante los intentos de desinformación”.

“Hemos aprendido a tenor de lo que está ocurriendo y de los que hemos vivido”, ha añadido, en alusión al intento de injerencia en la crisis catalana, sobre el que no ha querido dar ningún detalle, remitiéndose a su comparecencia del jueves, a puerta cerrada, ante la Comisión de Fondos Reservados del Congreso.