Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘Gran Recogida’ necesita 65.000 voluntarios

La recolecta de comestibles organizado por la Federación Española de Bancos de Alimentos pretende reunir 22 millones de kilos de productos para distribuir entre los más pobres

Voluntarios clasifican los alimentos en un evento anterior de la 'Gran Recogida'. Santi Burgos

La Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) celebra por quinto año consecutivo la Gran Recogida de Alimentos. Esta campaña de recolecta masiva de comestibles que se llevará a cabo los dias 1 y 2 de diciembre, pretende alcanzar el resultado de la edición anterior y reunir más de 22 millones de kilos de productos. Para conseguirlo, la asociación necesita la ayuda de 130.000 voluntarios. Sin embargo, a algo más de dos semanas de la fecha solo se han inscrito 65.000 personas: la mitad de los necesarios. 

Desde FESBAL achacan las bajas cifras de participación de este año a "la situación política española de los últimos meses", pero recalcan la importancia de colaborar con la iniciativa que representa el 18% de su recaudación anual de alimentos. Los 56 centros repartidos por toda España que componen FESBAL ayudaron en 2016 a más de 1,5 millones de personas.

Para participar como voluntario solo hace falta inscribirse a través de la página web del banco de alimentos más cercano en donde se le asignará a un punto de recogida de alimentos. La Federación instalará 11.000 puntos de donación durante los días de campaña en hipermercados, supermercados y tiendas de alimentación en los que los voluntarios colaborarán durante cuatro horas invitando a los clientes a participar donando productos como leche, aceite, conservas de pescado, carne, alimentos para niños o legumbres cocidas.

En la segunda fase del proceso, todos los alimentos recogidos son transportados a los almacenes de los bancos de alimentos, donde unos 20.000 voluntarios se encargan de clasificar los comestibles y empaquetarlos en bolsas de unos seis kilos que incluyen todos los productos de necesidad básica. La asociación insiste en que es preferible donar productos precocinados porque muchas personas no tienen acceso a una cocina y envasados en plástico y no en cristal para evitar que se rompan.

Rebeca Rocha, periodista de 38 años lleva cuatro haciendo voluntariado en los bancos de alimentos y esta edición volverá a repetir. Para Rocha lo mejor de ser voluntaria es el ambiente familiar que se vive en la campañas de recogida, pero sobre todo  la "sensación de que se hace algo por los demás y de que se ayuda a cambiar las cosas". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información