Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El Piolín’ se va quedando sin pasajeros

Más de la mitad de los 800 guardias civiles que se hospedaban en el barco se han ido tras ser "descomisionados"

Vista de los barcos que alojan a guardias y policías en el puerto de Barcelona.
Vista de los barcos que alojan a guardias y policías en el puerto de Barcelona.

"Solo quedamos la mitad, unos 400, algo menos quizá", dice uno de los guardias civiles que desde el 21 de septiembre vive en El Piolín, el nombre con el que se conoce el barco decorado con ese dibujo animado y atracado en el puerto de Barcelona para alojar a fuerzas y cuerpos de seguridad desplazados a Cataluña. El desafío independentista llevó aparejados múltiples traslados de guardias y policías, y unos 800 agentes del Instituto Armado se hospedaban en ese navío desde entonces, pese a haber denunciado en varias ocasiones su situación por las deficiencias y carencias que conllevaba la vida cotidiana en "una cárcel flotante", llegaron a decir.

"La Guardia Civil ha comenzado a comunicar a parte de los agentes desplazados a Cataluña desde hace más de un mes su regreso a sus puestos de origen", anunciaba un comunicado de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) este lunes. "Se trata de un fin de comisión, no de un descanso, por lo que se da por finalizado su cometido en esa comunidad autónoma", explicaba. Y añadía: "Esto supone que, en caso de necesidad, su regreso requeriría el nombramiento de una nueva comisión de servicio".

No obstante, tanto desde la AUGC como desde Interior se aclara que el operativo en Cataluña sigue vigente, y que incluso podría reforzarse ante las elecciones del 21 de diciembre.

"Nos han dicho que quizá pasemos a estar cada uno en un camarote, pero son solo rumores", asegura uno de los guardias de El Piolín. "Aquí seguimos haciendo servicios y una vida muy similar a la que hacíamos antes de que se fueran los compañeros", aseguran.

De las quejas de los guardias que llevan mes y medio desplazados en ese barco comienzan a hacerse eco asociaciones de reciente creación de guardias civiles y policías, como el Colectivo Democrático de Policías y Guardias Civiles: "Varios miles de funcionarios del Estado, miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad, llevan entre 30 y 45 días destinados en Cataluña en comisión de servicios. Lo que era un servicio para unos pocos días que la mayoría afrontó con ilusión se ha convertido en su peor pesadilla".

"Transcurridos varios días desde la aplicación de las medidas requeridas por el Gobierno al amparo del artículo 155 de la Constitución española, la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior ha iniciado la segunda fase de relevos para el descanso de los efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil comisionados en Cataluña", rezaba la nota enviada desde el Ministerio. Y argumentaba: "Desde el punto de vista de la seguridad, los departamentos de la Generalitat tienen cubiertos los servicios necesarios para su normal funcionamiento, especialmente el Cuerpo de los Mossos d’Esquadra, que realiza su desempeño con total normalidad".