Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat paga el gasto de la misión de observadores

DiploCat, el organismo creado por la Generalitat para dar a conocer en el exterior el proceso soberanista, correrá con los gastos de los 14 observadores internacionales contratados para supervisar el referéndum

Una pancarta en apoyo al referéndum desplegada en una de las fachadas de Plaza Catalunya en Barcelona.
Una pancarta en apoyo al referéndum desplegada en una de las fachadas de Plaza Catalunya en Barcelona. REUTERS

Los 14 expertos internacionales en procesos electorales se alojarán en un céntrico hotel de Barcelona desde mañana hasta el 3 de octubre, y tendrán a su disposición una oficina y una sala de reuniones en otro establecimiento hotelero próximo. Estarán encabezados por el holandés Daan Evarts y la neozelandesa Helen Catt. Ambos fueron presentados públicamente por el consejero de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva. El nombre del resto de observadores sigue siendo un secreto. Todos ellos están vinculados al The Hague Centre for Strategic Studies, un think tank holandés dedicado al estudio de procesos electorales. DiploCat ha contratado directamente a este centro para la organización de la misión de observadores, que es quien les paga. Por este motivo, el jefe de la delegación, el holandés Evarts, niega en todo momento que los gastos de su misión procedan directamente del Gobierno catalán.

La sindicatura electoral de Cataluña, el organismo surgido de la ley del referéndum para supervisar la celebración de la consulta, acreditó como observadores a los 14 expertos el pasado día 8 de septiembre, según la documentación a la que ha tenido acceso EL PAÍS. Tres días después, el Tribunal Constitucional conminaba a este órgano a disolverse, lo que finalmente hizo tras imponer el alto tribunal multas diarias de hasta 12.000 euros a sus miembros.

La Declaración de Principios para la Observación Internacional de Elecciones, firmada en 2005 por más de 50 organizaciones bajo los auspicios de la ONU, establece que no deben aceptarse “fondos o apoyo de infraestructura de aquellos Gobiernos cuyos procesos electorales están siendo observados”. En Cataluña, DiploCat ha preparado a un equipo de asistentes/traductores y de conductores para facilitar a los expertos su tarea. Estarán además en estrecho contacto con 18 personas seleccionadas por la Generalitat como “agentes electorales”.

Siete grupos

Ya se ha dispuesto además su distribución durante el 1 de octubre y en la jornada previa. Serán divididos en siete grupos de dos personas. Dos de estos grupos permanecerán en Barcelona, y el resto viajará a Girona, Lleida, Tarragona, Figueres, Sabadell y Vic.
Junto con la logística dispuesta para el equipo de observadores, también se han destinado los fondos necesarios para que una delegación parlamentaria internacional, aproximadamente una treintena de eurodiputados y representantes de diversos países, acudan a Barcelona entre el 28 de septiembre y el 3 de octubre. Serán recibidos por el presidente Carles Puigdemont y por miembros del Parlament, y distribuidos en 10 grupos para realizar visitas guiadas por distintas zonas de Cataluña durante el 1 de octubre, el día en que se ha convocado el referéndum.
En su propósito de obtener la mayor repercusión internacional mediática, los partidos independentistas invitarán también a un grupo de personalidades, políticos y académicos extranjeros que han mostrado ya su apoyo a la causa separatista. Entre ellos se encuentran miembros del SNP escocés, del NVA flamenco, del Sinn Feinn de Irlanda del Norte y parlamentarios suizos, daneses y noruegos. Muchos de ellos ya fueron invitados a presenciar la consulta realizada el 9 de noviembre de 2014.

La Generalitat declinó ayer dar detalles sobre este dispositivo. Una portavoz del departamento de Exteriores, cuyo presupuesto asciende a 64 millones de euros, aseguró no tener información sobre quién sufraga los gastos de la misión de observadores internacionales, aunque insistió en que son autónomos.

 

Más información