Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy responde a Puigdemont: “Los alcaldes tienen que saber que tienen detrás al Estado”

El presidente critica que el Govern anime a los vecinos a presionar a los regidores

Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.

Los alcaldes catalanes que se oponen a facilitar locales para la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre cuentan con el apoyo del Gobierno frente a las presiones que instiga la Generalitat. Mariano Rajoy ha respondido así este sábado a Carles Puigdemont, que el viernes animó a los ciudadanos que viven en municipios cuyos regidores no quieren colaborar con la consulta a que les paren por la calle y les digan: "Mírame a los ojos: te debes a mí. Y de forma serena pregunten: ¿Me dejarás votar o me impedirás que vote?". El Ejecutivo no permitirá esas presiones y seguirá empleando los tribunales para impedir una votación que está causando asombro entre los socios europeos, según ha subrayado el presidente. "En Europa no dan crédito", ha dicho Rajoy, destacando que el proyecto secesionista no tiene "ni un solo apoyo" internacional. Así, el pulso entre el Gobierno y la Generalitat se ha trasladado a los Ayuntamientos.

"Queremos que sientan nuestro apoyo todos esos alcaldes de Cataluña a los que el señor Puigdemont pide que interpelen los vecinos por la calle si no se ponen a las órdenes de quienes están promoviendo un referéndum ilegal", ha dicho Rajoy durante el discurso con el que ha clausurado la 23ª reunión intermunicipal del partido. "Los alcaldes tienen que saber que tienen detrás a mucha gente y que tienen detrás al Estado y que cumplir con su obligación será lo que les dé tranquilidad, a ellos y a la inmensa mayoría de los vecinos", ha añadido. Y ha recalcado: "Que sepan que estamos con ellos".

Más de 600 ayuntamientos catalanes han confirmado que cederán espacios municipales para que sirvan de colegios electorales en el referéndum ilegal del 1 de octubre. Estos consistorios representan al 41,3% de la población de Cataluña. A ellos se dirigió Fernando Martínez-Maillo, coordinador nacional del PP, lanzando una dura advertencia el viernes: "Algunos alcaldes ya han firmado su colaboración con esta barbaridad. Alguno probablemente esté pensando, 'Somos 300 o 400, ¿qué me va a pasar?' Pues sí pasa. Pregúntenselo a Mas y a Homs [políticos catalanes inhabilitados por organizar la consulta del 9-N]. Se equivocan si piensan que no va a pasar nada. Si no tienen respeto por la Ley y el cargo que ocupan, reflexionen sobre su futuro político y personal. La justicia al final llega. Después de la borrachera independentista, a más de uno le va a dar dolor de cabeza".

No obstante, la estrategia que aplica el Gobierno con los alcaldes no es meramente declarativa. El Ejecutivo solicitó el jueves al Tribunal Constitucional que comunicara a los 947 regidores catalanes que las leyes aprobadas por el Parlament para favorecer la independencia habían sido recurridas e inmediatamente suspendidas. Al tiempo, desde La Moncloa se comunicó a los secretarios de todos los Ayuntamientos de la Comunidad Autónoma la impugnación de esos textos legales. El Ejecutivo persigue un doble efecto con esas misivas: reforzar a los regidores que se nieguen a facilitar la celebración del referéndum y cargar de razones legales a los que duden o estén recibiendo presiones.

Despoblación, pensiones, financiación y educación, retos de la legislatura

El Gobierno ya trabaja para lograr los apoyos necesarios para aprobar los Presupuestos de 2018. El PP espera repetir la alianza que tejió con Ciudadanos, PNV, NC y CC para sacar adelante las cuentas públicas de 2017. Sin embargo, Mariano Rajoy ha destacado este sábado que necesitará el compromiso del PSOE para afrontar los cuatro grandes retos que a su juicio debe afrontar el Gobierno en lo que queda de legislatura: la despoblación, las pensiones, el modelo educativo y la financiación municipal y autonómica.

"En el Congreso hay constituidos grupos de trabajo, comisiones, para intentar abordar por consenso algunos asuntos que importan mucho a los españoles", ha dicho el presidente del Gobierno. "Tenemos el reto demográfico, el modelo educativo y las pensiones del futuro. Lo mismo ocurre cuando hablamos de la financiación autonómica o de la financiación local", ha enumerado. "No puede haber un nuevo modelo sin el acuerdo, al menos, de los dos grandes partidos nacionales, el PP y el PSOE. Primero porque tenemos 137 votos y segundo porque los socialistas gobiernan en muchas Comunidades y municipios", ha argumentado. Y ha advertido: "No se puede volver al viejo truco de Madrid tiene la culpa. No, Madrid, no. Madrid quiere negociar".

Conseguir que no se movilicen la mayoría de Ayuntamientos de Cataluña es clave para impedir que Puigdemont celebre una victoria al menos simbólica, según los estrategas que aconsejan a Rajoy. En consecuencia, la gran obsesión del Ejecutivo en estos momentos es localizar las papeletas, las urnas y las listas electorales que hayan preparado para los independentistas para así hacer inviable la celebración de la consulta, impidiéndola por falta de medios materiales. Este mismo sábado, la Guardia Civil registra la redacción de un semanario de Valls en busca de material del referéndum.

"Están menospreciando la fuerza de la democracia española y catalana; están menospreciando la determinación de las principales fuerzas políticas, están menospreciando a las instituciones catalanas, españolas y europeas, y al conjunto de los españoles y también a los catalanes", ha lamentado Rajoy sobre la actitud de los independentistas. "Deben saber que cumpliendo con nuestra obligación vamos a defender la democracia, la libertad y los derechos de tanta gente que ustedes están liquidando a la brava", ha seguido el presidente, que ha defendido su apuesta por acudir al Tribunal Constitucional y a los tribunales frente al desafío de los soberanistas. "Les vamos a responder con firmeza, con inteligencia, con aplomo, con proporcionalidad, con serenidad y con la rapidez necesaria", ha resumido Rajoy. "El Estado de derecho implica procedimientos y respeto a los mismos. Eso es lo que nos diferencia de ellos. Mientras ellos corren saltándose los procedimientos y la democracia, nosotros nos atenemos con mucho gusto a las formas y los procedimientos", ha añadido. Y ha subrayado: "En democracia no llega más lejos quien más corre, sino quien no se desvía del buen camino".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >